El nombre de este blog (Microsiervos) tiene un (ejem) «gran parecido» pero ninguna «relación legal» con la novela del mismo título de Douglas Coupland - Microsiervos en castellano; Microserfs en inglés (1995). De hecho, el término «microsiervos» parece que incluso se usaba antes de 1995, como puede verse en la entrada «microserf» en el New Hackers Dictionary. Así pues: abogados abstenerse ;-) Somos únicamente profundos admiradores y seguidores de Coupland y sus obras, especialmente ésta, porque describe a la perfección cómo es el mundo de los geeks y nos ha inspirado desde hace muchos años. Menos mal que el Microservilismo no es una religión, porque si lo fuera formaríamos parte de la Secta de los Microsiervos. A veces, el plan de broma, usamos «microciervos» que también suena bien, aunque no tiene mucho sentido (aunque algún microciervo hemos visto por la calle). También solemos llamar microciervadas a las chorradas propias de los microsiervos, sin razón aparente. En resumen: nos llamamos así simplemente porque nos gustó el nombre y nos identificamos con los protagonistas de la novela. Y, por tanto, Douglas Coupland es nuestro Santo Patrón, del mismo modo que Marshall McLuhan es el patrón de Wired. Y (lo sabemos) como decían Wayne y Garth: «No somos dignos, no somos dignos...»

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear