Logo Lainformacion.com
< Vistas panorámicas del mundo, ¡uníos!
Y entonces, ¿por qué no deja de subir el precio de la gasolina? >

Cómo deshacerse de casi 5.000 coches Mazda sin estrenar

El vídeo incluído en el artículo How to Destroy Brand-New Cars (Flash, 2 minutos, inglés) muestra la cadena de deconstrucción de los vehículos sin estrenar que se encontraban en el interior del malogrado buque Cougar Ace.

En julio de 2006 el carguero Cougar Ace, con más de 4.800 coches nuevos en sus bodegas, perdió la estabilidad y quedó inclinado de costado en un ángulo de unos 60 grados. Un rescate complicado, que costó la vida a un trabajador, dejó el barco en esa posición durante un mes. Finalmente, en agosto de ese año pudo ser arrastrado a puerto para su reparación y rescate de la carga.

Sin embargo para Mazda, el fabricante de 4.700 de esos vehículos, aquellos coches ya no eran merecedores de su marca. Pocos de ellos estaban visiblemente dañados y en cambio muchos tenían el mismo aspecto que el día que embarcaron. Pero después de un mes en una posición tan inclinada balanceados por el mar era imposible saber qué daños internos podían haber sufrido los coches.

La mayoría de ellos eran Mazda 3 y CX-7 además de algunos bonitos RX-8 y MX-5, que sumaban una factura total por valor de más de 100 millones de dólares.

Durante algún tiempo Mazda no supo qué hacer con aquellos vehículos. En ese tiempo muchas personas y entidades se dirigieron al fabricante japonés para expresar su interés por hacerse con alguna de esas unidades a un precio menor. Finalmente Mazda decidió destruir todos aquellos coches. Así se aseguraban de que no iban a ocurrir cosas como que los compradores los revendiesen como nuevos o que en el futuro un airbag fallase porque había estado demasiado expuesto al salitre.

Precisamente en el vídeo se ve cómo se destruyen los explosivos presentes en los airbars, en la secuencia donde tal vez más impresiona lo absolutamente nuevos que están los coches, que hasta funcionan. Después los vehículos ya pueden pasar al despiece y finalmente a la prensa de 4,5 toneladas por centímetro cuadrado que aplasta las carrocerías y las convierte en bloques de acero, el cual será utilizado para fabricar vehículos nuevos.

Wired hizo un seguimiento bastante detallado (que incluye fotos, gráficos y vídeo) del proceso de rescate del buque: High Tech Cowboys of the Deep Seas: The Race to Save the Cougar Ace.