Por @Wicho — 3 de Abril de 2013

Martin Cooper
Martin Cooper con el prototipo desde el que hizo aquella primera llamada y otro móvil «algo mas avanzado» en Oviedo con motivo de la entrega del Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica de 2009, que compartió con Ray Tomlinson, el inventor del correo electrónico

Tal día como hoy Martin Cooper, entonces empleado de Motorola, realizaba la primera llamada desde un teléfono móvil portátil desde una calle de Nueva York.

El destinatario de la llamada fue Joel Engel, el director de desarrollo de los Laboratorios Bell, al que Cooper le dijo: «Joel, sor Marty. Te estoy llamando desde un celular, un celular realmente portátil que se puede llevar en la mano».

Como suele pasar en esos casos, nadie o muy pocos pudieron imaginar la importancia que esta llamada y todo lo que traería detrás iban a tener. De hecho, a pesar de que Motorola apostaba decididamente por la idea de los teléfonos móviles portátiles, aún pasarían diez años desde aquella primera llamada antes de que estos empezaran a llegar al mercado en la forma del DynaTAC 8000x.

El DynaTAC 8000x era una verdadera bestia para los estándares actuales, pero en el peor sentido de la palabra, ya que pesaba 790 gramos y medía 25 centímetros de altura sin contar la antena, por no hablar de que su precio equivalente hoy en día sería de unos 7.200 euros

Y a pesar de eso no ofrecía más que media hora de tiempo de conversación y 8 horas de tiempo de espera.

Claro que comparado con los teléfonos «móviles» de la época que ocupaban medio maletero o una pequeña maleta que había que acarrear por ahí, era todo un avance.

Cooper hace años que se retiró y la división de móviles Motorola ahora no es más que otra propiedad de Google, pero en la actualidad hay casi tantas líneas de telefonía móvil como personas en el mundo, y como te descuides puedes perder el móvil en el bolsillo.

Aunque también es cierto que el uso que hacemos de los móviles se aleja cada vez más de su concepción original como teléfonos y se aproxima a pasos agigantados al de los ordenadores.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear