Por Nacho Palou — 27 de Noviembre de 2012

Scriptogr.am, Calepin y Skrivr son plataformas de blogs con una particularidad común: el contenido del blog se guarda en la cuenta de Dropbox del autor.

Así que con este sistema —a efectos del autor, al menos— no hay hosting, ni bases de datos ni gestor de contenidos. Sólo hay un espacio para escribir y un botón para publicar, como quien dice.

Estos tres servicios tienen más cosas en común: los tres son productos sencillos y están exquisitamente desarrollados. Los tres están planteados desde la perspectiva de los blogs como medios de expresión personal. Los tres facilitan hasta el extremo el proceso de publicar y mantener un blog.

Y en los tres el contenido es el diseño. Sin adornos ni florituras.

Scriptogr.am

Scriptogr.am es el más equilibrado entre sencillez y posibilidades de personalización. Tiene una amplia colección de plantillas listas para usar. Y además permite modificar el HTML y el CSS de todas ellas para que el aspecto final quede a gusto de cada uno.

Calepin es aún más simple, con una única plantilla común para todos.

El funcionamiento en los tres casos es muy parecido: primero hay que identificarse con el usuario de Dropbox y autorizar el acceso de la aplicación. Dentro de la carpeta Apps de Dropbox se crea una carpeta en la cual van las anotaciones del blog.

Para añadir una anotación no hay más que guardar un archivo de texto en esa carpeta.

Lenguaje Markdown

La idea es que esos archivos de texto estén escritos en lenguaje Markdown. Puedes utilizar cualquier editor de texto o alguno más específico que interprete Markdown (o que funcione vía web), para que resulte más fácil.

Yo utilizo iA Writer que es compatible con Markdown y tiene versiones para Mac, iPad y iPhone; de modo que podría publicar y editar las anotaciones desde cualquier parte y con sólo editar o guardar archivos de texto en Dropbox.

La conversión de los códigos Markdown al lenguaje de etiquetas HTML la hace Scriptogr.am (y los otros dos servicios mencionados) automáticamente para que el contenido, estilos y enlaces se muestren y funcionen en la web.

Los archivos guardados en Dropbox no sufren ninguna modificación, siguen siendo archivos de texto plano y siguen siendo totalmente legibles a simple vista, desde cualquier editor de texto.

Publicación

Para publicar el contenido en el blog basta con acceder a Scriptogr.am (o al servicio elegido) y pulsar el botón ‘Publicar’ en la página del servicio, vía web o desde el editor de texto si tiene conexión directa con Scriptogr.am, caso del editor Mou, por ejemplo.

Puedes olvidarte de todo lo demás (plantillas, archivos, feed rss,…) que corre por cuenta de la casa.

Una opción atractiva para blogs personales

Evidentemente este sistema no es válido para montar un blog a lo grande. Limitaciones técnicas aparte, que son muchas, este método está basado en servicios con modelos de sustento o de negocio dudosos o inexistentes. No se puede obviar ese detalle.

Tampoco es un método para principiantes y es un poco peculiar. Pero es una alternativa válida para quien quiera publicar en la web de forma personal y con una mínima complicación técnica.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear