Por Nacho Palou — 19 de Junio de 2017

IMG 20170613 140056 1

En abril Raphaël Fabre solicitó la Carte Nationale D'Identité, el equivalente en Francia a nuestro DNI. En la documentación que debía presentar Raphaël incluyó una foto carné que no era una foto carné “de verdad”,

La foto de carné que envié era en realidad un modelo 3D generado por ordenador, lo que implica el uso de diferentes técnicas y software utilizados en las industrias de los efectos especiales y de los videojuegos. Es una imagen digital de mi busto, el resultado de un proceso artificial.

La imagen cumple los requisitos para solicitar el DNI: me representa, es reciente y cumple todos los requisitos de tamaño, iluminación y contraste para que pueda verse bien.

El documento que valida de la manera más oficial posible mi identidad francesa es sin embargo una imagen de mi virtual; mi yo en versión de video, ficitio.

Aunque visto así en realidad debería dar igual si la imagen es real o virtual, del mismo modo que da igual si se trata de una fotografía química o digital; después de todo se trata de que la imagen le represente y le identifica como quien es, y de que cumpla una serie de requisitos.

Vía Kottke.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear