Por Nacho Palou — 15 de Octubre de 2009

Llueven rocas en COROT-7b
Dibujo que representa a COROT-7b frente a su estrella.

El exoplaneta (planeta fuera del Sistema Solar) denominado COROT-7b, fue el primero del que se ha podido confirmar que tiene una estructura rocosa, y no gaseosa como viene siendo habitual en este tipo de cuerpos.

Su composición hace que sea el exoplaneta conocido más similar a la Tierra (el resto de exoplanetas estaría más próximos al tipo de Júpiter, gigantes y gaseosos), con la diferencia de que se calcula que es el doble de grande y con una masa cinco veces mayor, aunque su densidad sería parecida a la de la Tierra.

La órbita de COROT-7b es "extremadamente" cercana a su sol, apenas 2,5 millones de kilómetros -la órbita media de Mercurio es de 58 millones de kilómetros, y la de la Tierra de 150 millones de kilómetros.

Se da la circunstancia de que COROT-7b siempre presenta la misma cara hacia la estrella que orbita. Igual que sucede con nuestra luna, el planeta tarda lo mismo en girar sobre sí mismo que alrededor de su sol.

De modo que en COROT-7b no es sólo que haga calor, sino lo siguiente: se especula con que la temperatura en la superficie expuesta hacia su estrella es de más de 2.300 grados, "suficiente para vaporizar la roca." La temperatura media del planeta se calcula en unos 1.000 grados.

La atmósfera de COROT-7b, ausente de gases como vapor de agua o dióxido de carbono, "consiste en lo que podría llamarse roca vaporizada" y está formada principalmente por componentes propios de los silicatos -elemento principal de la corteza terrestre y se cree que de este exoplaneta-: aluminio, calcio, hierro y magnesio, entre otros.

On Alien World, It Rains Rocks - La lluvia de rocas se forma de manera similar a la lluvia en la Tierra: según asciende el vapor en la atmósfera se enfría y se condensa, formándose allí "nubes de rocas" que comienzan a caer como pequeños guijarros formados por distintos tipos de roca.

COROT-7b fue descubierto en febrero de este año por el telescopio espacial europeo CoRoT y se calcula está situado a unos 500 años-luz de nosotros, orbitando una estrella algo más pequeña y más fría que el Sol.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear