Por Nacho Palou — 12 de Junio de 2017

Dermal Abyss es un proyecto del MIT Media Lab en conjunto con la Harvard Medical School y otros investigadores que indaga esta variante de biointerfaces que usan la superficie del cuerpo como “pantalla” para mostrar información visual. En este caso se trata de tatuajes aplicados con técnicas convencionales con tintas que cambian de color dependiendo de las variaciones bioquímicas en el cuerpo de quien los lleva.

El equipo investiga actualmente tres tipos de bionsensores que cambian de color cuando se producen variaciones en el pH, en los niveles de glucosa y en los niveles de sodio. Los tres son susceptibles de tener diversas aplicaciones, incluso asociadas con el diagnóstico médico.

Aunque de momento se trata de la exposición de una idea en exploración, los investigadores creen que el futuro un biotatuaje que reacciona y cambia de color según el nivel de glucosa ofrecerá a los diabéticos una forma indolora —una vez hecho el tatuaje— de conocer en todo momento si hay cambios en los niveles de azúcar y si es necesario inyectar insulina.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones