Por Nacho Palou — 9 de Junio de 2014

Cada día caen sobre la tierra unos ocho millones de rayos y el pasado 3 de junio uno de ellos cayó delante de las cámaras de seguridad del parque nacional Saratoga Spa en Nueva York, dejando esta valiosa demostración práctica de por qué no es buena idea refugiarse bajo un árbol durante una tormenta.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear