Por Nacho Palou — 3 de Febrero de 2017

De vez en cuando me llega o veo pasar el bulo sobre cómo utilizar “correctamente” el papel de aluminio para no “morir envenenado”. Según el mensaje (falso) el lado brillante del papel de aluminio es el que debe estar en contacto con los alimentos ya que el lado mate es un “verdugo silencioso” lleno de “productos tóxicos mortales”.

El papel de aluminio es exactamente igual por ambos lados (y ninguno de ellos está tratado con elementos tóxicos, wtf) pero entonces, ¿por qué uno de los lados del papel de aluminio es brillante y el otro lado es mate?

Esta diferencia se debe al proceso de fabricación del papel de aluminio, que esencialmente consiste en prensar repetidamente un bloque de aluminio hasta conseguir una lámina del grosor deseado.

Durante el proceso de refinado final la lámina de aluminio pasa por diversos rodillos. La lámina llega a ser tan delgada que en los últimos rodillos se prensan dos láminas de aluminio juntas para evitar que se rompan. Como consecuencia de esto uno de los lados de la lámina queda pulida (y brillante) por el contacto con los rodillos, mientras que el otro lado de la lámina se mantiene en contacto con otra lámina de aluminio y queda mate.

Relacionado

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear