Por Esther — 29 de Septiembre de 2008

Planta Osmotica
Una planta osmótica utiliza agua procedente de un río y agua salada del mar. Separadas por una membrana artificial de material plástico, las moléculas de sal del agua de mar hacen que el agua dulce pase a través de la membrana. Esto incrementa la presión del agua de mar que se utiliza para mover una turbina generadora de electricidad.
Imagen: Statkraft, How osmotic power works.

Por Esther Celma El choque del agua dulce de un río al desembocar en el agua salada del mar es una enorme fuente de energía azul o energía osmótica que explora la empresa noruega Statkraft desde 1993.

La firma noruega ha iniciado ya la construcción de una planta piloto en las instalaciones de Södra Cell Tofte, un fabricante de papel de la ciudad de Hurum, en un fiordo a sólo 60 kilómetros de Oslo. La previsión es tenerla operativa a principios del año que viene.

El proceso se basa en filtrar el encuentro de las dos aguas mediante una membrana semipermeable, que va del agua con mayor concentración a la de menor y que impide la entrada de sedimentos ni otras partículas que puedan encallar el sistema. La presión osmótica se deriva a una turbina conectada a un generador para que produzca energía.

A gran escala, una planta de energía azul puede abastecer a unos 10.000 hogares, pero para ello, se necesitan 5 millones de metros cuadrados de membrana que se montarán en espiral. Si el prototipo da buenos resultados, Stakraft afirma que está en condiciones de construir una planta comercial en el 2015.

Se calcula que Noruega podría generar, gracias a sus abundantes ríos, el 10% de su producción energética total mediante este sistema limpio y totalmente renovable.

(Vía Portal de Noruega en México.)

Esther es periodista freelance. Corresponsal de El Vigía y adjunta de El Periódico en Tarragona. También colabora con TV3 y la Agencia Efe.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

8 comentarios

#1 — Manuel García Conejo

Esta muy bonito, pero es algo irrealizable a nivel mundial, si exceptuamos zonas con mucha agua "dulce" que son pocas.

Ante la falta de abastecimiento de agua pensar en malgastar este bien de esta forma me parece un despilfarro increible aun teniendo abundancia de este.

Es el proceso inverso a una desaladora.

#2 — Aruberuto

No estoy de acuerdo contigo, Manuel, ya que si se utiliza en la desembocadura del rio, no se despilfarra este agua que de todas maneras iba a terminar en el mar.

#3 — Warp

A mí me parece una idea genial. Lo que no imaginaba es que la presión osmótica tuviera tal potencia.

No se trata de cubrir el suministro mundial, Manuel, sino de hallar soluciones aplicables en cada lugar. La energía solar, por ejemplo, no tiene sentido si no hay sol suficiente. Si este sistema tiene costes aceptables de instalación y mantenimiento, bienvenido sea y que lo monten donde pueda montarse. Algo es algo.

Como decía el slogan: piensa globalmente, actúa localmente.

#4 — Manuel GC

¿Me estais diciendo que coger agua de la desembocadura es bueno para esto y no para otras cosas?

En cualquiera de los casos entiendo que para que sea rentable esta instalacion será necesario un gran volumen de agua que cualquier rio no es capaz de aportar, al menos en españa.

Otro tema, la presion necesaria para desalar agua en un filtro de osmosis es aproximadamente de 70bares, desconozco cuanto se conseguirá con este sistema, pero seguro que es alta.....

#5 — Javi

Aruberabuto tiene razón. El problema de, por ejemplo, los trasvases es que no dejan llegar el agua hasta su fin natural, que son las desembocaduras. En este caso, lo que se hace es justamente aprovechar esa llegada.

La presión osmótica es algo que se usa también en medicina: la concentración de sales en la sangre tiene que ser constante. Por tanto, si una persona ingiere más sales, el riñón retendrá agua para mantener esa concentración. Es por eso que la gente hipertensa debería comer sin sal.

En España sí sería aplicable, especialmente en el Norte, donde en principio podrían aprovecharse menos de otras fuentes renovables como la solar.

De todas formas, no sería tampoco la panacea, ya que en Noruega (donde se ve que llueve más que aquí) sólo aspiran a suministrar el 10% de la energía consumida. Pero todos sabemos que el futuro de las renovables no va a estar en una sóla energía sino en la combinación de varias, me parece una idea excelente.

#6 — Jose

Me parece una idea muy ingeniosa y magnífica, con el suficiente caudal la presión osmótica puede ser considerable.

Una vez se haya construido la planta, que no será precisamente barata, la energía que producirá tendrá un coste variable casi cero. En esto se parece bastante a la energía nuclear, donde el coste fijo es alto pero los variables minúsculos.

Si he entendido bien, el promotor es una industria de papel. Este tipo de industrias suelen tener unos consumos muy elevados. Y por lo tanto son artífices de grandes ideas para la generación de su propia electricidad barata. Algo parecido pasó en Olkiluoto (Finlandia) donde las plantas nucleares existentes y la EPR en consrtucción, tienen su razón de ser en el elevado precio de la electricidad para su propia industria del papel.

Donde los gobiernos no actúan, a veces está bien que las empresas tengan estas iniciativas que al final redundan en una mejor calidad de vida para todas las personas.

Noruega, aunque más de un 90 % de su energia electrica es hidráulica, es pionera en muchos otros campos. Por ejemplo son los principales defensores y promotores de la energía nuclear de fisión con Torio en vez de uranio. La razón es que tienen abundantes reservas de Torio en su territorio. En principio el Torio es mucho más abundante que el Uranio en la tierra y a partir de él se puede establecer un ciclo del combustible con algunas ventajas técnicas (aunque de momento no económicas). Así pues es muy posible que en los próximos años Noruega se haga exportadora mayoritaria de este recurso.

#7 — Esther

José: el promotor es Statkraft, pero lo prueban en las instalaciones de la papelera Södra Cell Tofte. La inversión es de unos 13 millones de euros, asumidos en su mayor parte por Statkraft, pero también colabora el Gobierno noruego.

Es muy interesante la comparación que haces con la energía nuclear y el apunte sobre el torio; y sí, tendremos que mirar con más frecuencia hacia Noruega...;-)

#8 — Antonio J. Delgado

Colocar una planta en la desembocadura de un río mataría la vida de dicho río. Este choque de aguas permite el desarrollo de especies especificas.
No me parece nada ecológico el proyecto.