Por @Wicho — 22 de Enero de 2009

Concepción artística del satélite en órbita - JAXA
Concepción artística del satélite en órbita - JAXA

Las condiciones meteorológicas han retrasado su lanzamiento, que en principio ha sido retrasado hasta el viernes 23 de enero a las 11:09 UTC, pero por lo demás todo está listo para el lanzamiento del satélite GOSAT, también conocido como Ibuki, el Observatorio de Gases de Efecto Invernadero de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial.

Durante su misión de cinco años tiene tres objetivos primarios:

  1. Monitorizar la presencia de dióxido de carbono y metano, los dos gases responsables de la mayor parte del efecto invernadero (60 y 20 por ciento respectivamente), en la atmósfera, con una precisión y frecuencia superiores de lo que se hacía hasta ahora.
  2. Estudiar los niveles de emisión y absorción de estos gases en una zona determinada a lo largo del tiempo.
  3. Establecer tecnologías y metodologías comunes para la medición de estos gases.

Para ello, en su órbita que le lleva a rodear la tierra cada cien minutos y a cubrir prácticamente toda la superficie de esta cada tres días tomará hasta 56.000 muestras, lo que supera con creces la capacidad del World Data Centre for Greenhouse Gases, por ejemplo, que tiene 260 puntos de toma en todo el mundo, distribuidos además de forma bastante desigual.

Estos datos serán distribuidos públicamente de forma gratuita para que cualquiera pueda estudiarlos y trabajar con ellos.

Está previsto además colaborar con la NASA, que está a punto de lanzar su propio satélite medidor de dióxido de carbono, el Orbiting Carbon Observatory, para comparar mediciones y resultados.

El GOSAT utiliza un sensor para tomar las medidas de gases, el TANSO-FTS (Thermal And Near infrared Sensor for carbon Observation - Fourier Transform Spectrometer), y tiene otro sensor auxiliar, el TANSO-CAI (Thermal And Near infrared Sensor for carbon Observation - Cloud and Aerosol Imager), que se utiliza para detectar la presencia de nubes y aerosoles en la atmósfera que puedan influir en las mediciones del primero.

Con esta misión la JAXA pretende facilitar a todos los países firmantes el cumplimiento del Protocolo de Kioto al ayudarles a comprender mejor cómo funcionan los gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear