Por @Alvy — 17 de Marzo de 2011

Miranda Kerr, embajadora de Earth Hour 2011 / (C) WWF/ Chris Colls

El próximo sábado 26 de marzo a las 20.30 se celebrará en todo el mundo Earth Hour, La Hora del Planeta, la iniciativa de la WWF que consiste en apagar todas las luces que sea posible durante una hora para concienciar a la gente de la necesidad de hacer un consumo responsable de la energía.

El apagón tendrá lugar a las 20.30, hora local en cada ciudad del planeta. Aunque el efecto energético real es despreciable eso no es relevante pues el gesto es más importante como evento de concienciación que de ahorro: persigue demostrar que se puede trabajar juntos en la lucha contra el cambio climático. Tampoco se trata de apagar el alumbrado público, ni de dejar sin luz hospitales, servicios de emergencia, semáforos, ni nada parecido, pues se pretende que la iniciativa se celebre en un ambiente seguro para todo el mundo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

3 comentarios

#1 — Fausto Mondejar

Creo que una buena manera de ayudar al planeta no es apagando las luces solo 1 hora al año... sino una hora al dia... por ejemplo, en la hora de almuerzo de nuestros trabajos... apagar computadoras, luces, tv...

Otra forma de ayudar es olvidarnos de los libros y periodicos de papel... o carton... y utilizar exclusivamente libros electronicos. pantallas donde descargar todo tipo de archivo, con baterias recargables que eliminen el tener que consumir pilas o baterias desechables.

#2 — claudia

Una buena campaña que ayudar a concientizar a cuidar a nuestro planeta, nuestro hogar. Me uno a esta hermosa labor.

#3 — Char

Está bien que la gente tenga en mente que tiene que ahorrar energía, pero creo que esto que se ha puesto de moda de la hora del planeta es más eso, concienciación, que algo con efecto real. Es más según tengo entendido puede ser perjudicial para la red eléctrica que los cambios en el consumo sea tan generalizados. Que nosotros no consumamos la luz, no significa que no se produzca, que es lo que contamina. La luz no se guarda, se produce la que se cree que se va a consumir, y la que no se consume no se puede guardar. Las eléctricas usan estadísticas para calcular la luz que tienen que producir, porque normalmente los procesos para aumentar o reducir la producción eléctrica son más lentos de lo que creemos, así que un cambio en el consumo tan grande y tan momentaneo, que no se sabe realmente cuanto va a ser va a caer en saco roto.