Por Nacho Palou — 8 de Septiembre de 2009

Recuperación de los montes de Tenerife. Fotografía de José Mesa
Recuperación de los montes de Tenerife. Fotografías de José Mesa.

Dos años después de los incendios que arrasaron en las Islas Canararias más de 15.000 hectáreas (verano de 2007), José Mesa, autor del blog El Malpaís - las Islas, ha recorrido las zonas de monte afectadas por el fuego en Tenerife, documentando fotográficamente y comparando la lenta recuperación.

En Comparaciones 2 años. Incendio Tenerife verano 2007 se puede ver cómo quedó el paisaje entonces y cómo están ahora las zonas afectadas, las cuales aún se encuentran en proceso de de restauración ambiental, limpieza y retirada de restos quemados.

Se puede leer más al respecto en Montes de Tenerife: Recorrido por el incendio dos años después.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

4 comentarios

#1 — orayo

Nunca habia visto unas fotos asi donde se aprecia como arboles quemados sobreviven al fuego.

#2 — Maninidra

#1 Orayo;

Sacado del artículo de wikipedia (para variar) del pino canario (pinus canariensis) "la regeneración de las células de los meristemos de crecimiento, incluso después de verse afectadas por el fuego, el que proporciona a esta especie su gran capacidad de regeneración (se trata de un tejido habitual en frondosas, pero prácticamente inexistente en casi ninguna especie de conífera). Esto le ha valido que haya sido seleccionado para reforestar montes arrasados por incendios en el sur de Europa."


El pino canario es capaz de brotar después de un incendio, posee una combustión rápida y rebrota del mismo tronco. Se puede observar a la izquierda de la fotografía.

Por ahí he oido, que atendiendo a las más estrictas teorías evolucionistas, el pino canario al estar en islas volcánicas ha adquirido esta capacidad. Sucede algo parecido con la palmera canaria (phoenix canariensis), he visto en barrancos de Gran Canaria como después de quedar totalmente calcinadas por un incendio, vuelven a brotar como por arte de magia.

El resto, tabaibas, taginastes y demás endemismos son de crecimiento rápido. El problema viene cuando el incendio se da lugar en bosque de laurisilva, que es un ecosistema muy fragil.

#3 — Jordi

En las zonas donde la laurisilva se ha incendiado se pueden utilizar captadores de niebla para aportar el agua que necesitan las plantas hasta que han crecido lo suficiente para poder captarla por si misma.

#4 — Maninidra

#3 Jordi, gracias por el enlace, muy interesante.