Por Nacho Palou — 25 de Abril de 2017

Satellite break up node full image 2

La Agencia Espacial Europea alerta de que las basura espacial se nos ha ido de las manos, más o menos igual que nos sucede con la basura convencional. Producimos demasiada y hacemos poco o nada por resolver el asunto.

«La basura espacial ya supone un riesgo para las sociedades modernas. Es una amenaza para los satélites que forman parte de infraestructuras de telecomunicaciones, meteorología, navegación, radiodifusión y misiones de observación climática que proporcionan multitud de servicio críticos y beneficios cotidianos a los ciudadanos y las economías», aseguró la ESA en la 7ª Conferencia europea sobre basura espacial celebrada hace unos días en Alemania y en la que participaron más de 350 organismos entre agencias espaciales, empresas y universidades.

Para tratar de dar solución o mitigar al menos el problema la ESA quiere que se tomen medidas y se realicen cambios en el planteamiento actual de las misiones espaciales, en especial a la hora de considerar qué hacer con los objetos desechables llegado el momento, más allá de simplemente dejarlo aparcado en una órbita.

Según Holger Krag, jefe de la Oficina de la ESA para la Basura Espacial, “es esencial contener el crecimiento de la basura espacial para conservar el espacio para generaciones futuras”.

Desde 1961 se han contabilizado más de 290 roturas de vehículos en órbita. La mayoría fueron explosiones de satélites y de fases superiores de lanzadores, pero menos de una decena fueron causados de forma accidental o sin intención. El resto de desintegraciones, unas 280, fueron programadas.

Según la Agencia se calcula que hay unos 750.000 objetos mayores de 1 cm y 166 millones de objetos mayores de un 1 mm ocupando órbitas que son comercial y científicamente valiosas. Los más de 5250 lanzamiento que se han producido desde 1957 han dejado más de 23.000 objetos de mayor tamaño (satélites, vehículos, fases de cohetes, etc) en órbita. De esos 23.000 trastos sólo 1200 son funcionales y resultan útiles en la actualidad.

Imagen: ESA/ID&Sense/ONiRiXEL.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear