Por @Alvy — 25 de Julio de 2006

Es especialmente importante evitar todo diálogo con el Demonio. Sólo haremos preguntas relevantes. Todo lo demás es arriesgado. Es un mentiroso. El demonio es un mentiroso. Mentirá para confundirnos. Mezclará mentiras con verdades para atacarnos. Su ataque es psicológico, Damien, y muy fuerte. Así que no le eschuche. Recuérdelo: no le escuche.

– El Padre Merrin, aleccionando al Padre Damien Karras
antes del primer «asalto», en El Exorcista (1973)

Compartir en Facebook  Tuitear