Por Nacho Palou — 30 de Marzo de 2017

A vista de dron y en resolución 4K: así se están los aparcamientos y terrenos anexos al estadio Pontiac Silverdome, ahora abandonado, donde yacen decenas de miles de coches.

Se trata de los vehículos con motores diésel afectados por el dieselgate. Todos esos coches han sido recomprados a sus propietarios, en una maniobra que probablemente acabará teniendo un impacto medioambiental mayor que el que se trata de evitar retirándolos, pero momento no parece que esté muy claro qué hacer con ellos. Según el autor del vídeo, «existen varios de estos depósitos repartidos por todo el país».

Vía Jalopnik.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear