Por Nacho Palou — 28 de Febrero de 2015

Si has comprado recientemente una paquete de pilas igual te has fijado que en el paquete se indica una fecha de caducidad sorprendentemente alta, de unos diez años. Es decir, que puedes dejar esas pilas en el cajón, sacarlas en el año 2025 y muy probablemente funcionarán.

En cambio, si haces eso mismo con una batería —de un móvil o de un coche—, si la dejas diez años en el mismo cajón, cuando la cojas estará más seca que la mojama, y no servirá para nada. No a menos que la cargues primero.

Como explican en A Battery Doesn’t Store Charge, But How Does It Work?,

Es verdad que la corriente puede describirse como un movimiento de cargas eléctricas. Sin embargo, no es cierto que esas cargas eléctricas estén almacenadas en la pila; lo que almacena una pila es el potencial de producir una corriente eléctrica. Una analogía muy simple: si la corriente eléctrica fuera agua, entonces la pila es una bomba de agua que hace que la corriente se mueva.

Una batería irá perdiendo su carga eléctrica constamente a lo largo del tiempo, tanto como un tercio al mes, se utilice o no. Las pilas en cambio no pierden la carga eléctrica, sino que debido a la degradación física de sus componentes pierde su capacidad para producir una corriente eléctrica .

La otra diferencia esencial es precisamente que en una pila ese proceso es irreversible, y cuando la pila pierde sus propiedades (que no su carga) ya no sirve más. En cambio una batería se puede volver a cargar aplicando una corriente eléctrica inversa que la devuelve a su estado anterior.

Por tanto, una pila es un generador primario —como lo es un alternador o un aerogenerador— que tiene capacidad de producir corriente eléctrica; mientras que la batería es un generador secundario que acumula de forma química una carga eléctrica que se ha producido previamente con un generador primario.

Y por este motivo, y aunque las pilas de usar y tirar tienen hoy un tufillo a obsolescencia, en la jerarquía energética las pilas merecen un respeto mayor que las baterías.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear