Por Nacho Palou — 27 de Julio de 2015

(cc) Dominik Bartsch
(cc) Dominik Bartsch

«Resulta más complicado fabricar zettabytes de almacenamiento que producir zettabytes de datos.»

* * *

Del mismo modo que el disco de tu ordenador o la memoria de tu teléfono se llenan más pronto que tarde, al mundo se le acaba el espacio de almacenamiento. O eso dice el artículo The data capacity gap: Why the world is running out of storage space,

La cantidad total de información digital producida en 2013 fue de 3,5 zettabytes (3500 millones de terabytes) y para el año 2020 se calcula que el mundo producirá unos 40 zettabytes de datos, el equivalente a un millón de fotografías o 1500 películas en HD por cada habitante del planeta.

(...)

Esto puede producir un desfase entre la capacidad de almacenamiento que se demanda y la capacidad de almacenamiento que se produce. Producir más discos duros y más centros de datos no es la respuesta. El hecho es que resulta más complicado fabricar zettabytes de almacenamiento que producir zettabytes de datos.

Por producir más discos duros y más centros de datos no es la respuesta el artículo se refiere a que a la escala actual el mismo problema se produciría de forma recurrente una y otra vez; eso unido al hecho de que almacenar más información en menos espacio físico comienza a resultar cada vez más difícil, incluso «complejo a nivel molecular».

Así que, como sucede con todos los recursos finitos, el artículo recomienda optimizar su consumo y gestionar el espacio de almacenamiento equilibrando entre rapidez de acceso, gestión eficiente y coste de mantenimiento.

Un método es el almacenamiento por niveles o capas que aproveche las virtudes de cada tipo de almacenamiento disponible utilizando la tecnología de almacenamiento más apropiada según la importancia y el tipo de los datos a guardar.

Es decir, combinar la capacidad de almacenamiento de los discos duros (más lentos pero más caros), el rendimiento de los discos SSD (más rápidos pero más costosos) y los híbridos SSHD, una combinación de los dos anteriores — y combinarlos de forma efectiva. Que en realidad es algo que hacen cada vez más usuarios en su casa, pero que todavía se hace poco en entornos empresariales, según el artículo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear