Por Nacho Palou — 8 de Septiembre de 2016

Hace casi diez años que vimos como la sierra circular SawStop no cortaba una salchicha al detectar que aquello era un trozo de carne y no de un trozo de madera; este mecanismo diseñado para reducir la gravedad de los accidentes está disponible desde hace poco en las sierras de la marca Bosch.

Lo que hace Kenny Koehler de Pro Tool Reviews no es buena idea: prueba con su mano desnuda el funcionamiento de ese mecanismo de seguridad que detiene en seco la sierra cuando lo que se pone delante de la sierra es un dedo o una manoo una salchicha. No evita daños del todo, como se puede ver en el vídeo (aviso: sale sangre, aunque muy poca cosa), pero sí evita daños mayores.

El mecanismo es brillante por su (relativa) simpleza. Básicamente se hace pasar una corriente eléctrica por el disco de sierra. Esta corriente eléctrica no se ve alterada por materiales no conductores, como la madera. Pero sí se modifica cuando la sierra hace contacto con alguna parte del cuerpo humano, que sí es conductor de la electricidad. Es similar al funcionamiento de las pantallas táctiles, de algunos interruptores para encender luces o para llamar a ascensores o a la manilla de un coche con apertura «sin llave», por citar algunos ejemplos.

GTS1041A cartridge 35 400x300 2
El mecanismo que impide que la sierra corte «carne humana» se dispara con aire comprimido. Foto: Bosch.

Cuando se da ese caso, cuando la sierra entra en contacto con alguna parte del cuerpo del usuario, un mecanismo retira el disco de su posición: a pesar de que el disco llega a girar a 3650 revoluciones por minuto el mecanismo accionado por aire comprimido retrae y detiene el disco casi al instante, para reducir los daños tanto como sea posible. Una vez activado el mecanismo hay que sustituir el cartucho de aire comprimido por uno nuevo y volver a colocar al sierra en su sitio.

Se trata de una mejora de seguridad importante: según SawStop se produce un accidente con sierra eléctrica cada nueve minutos, con consecuencias que van desde el mero rasguño y hasta la pérdida completa de dedos y extremidades.

Afortunadamente esta vez no han matado a Kenny.

Vía Popular Mechanics.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear