Logo Lainformacion.com
< Sin límites
Infografía: Google en cifras >

Artificial Owl, sorprendentes lugares y objetos abandonados

hidroavion-catalina-abandonado.jpg

Desde la anotación Abandoned Catalina seaplane: 50 years between the sea and the desert (PBY-5A Catalina, medio siglo abandonado entre el mar y el desierto) descubrí el fascinante blog Artificial Owl, que recopila fotografías e historias de sitios y objetos construidos por el hombre que ahora están abandonados en distintos lugares del mundo.

Todos ellos tienen además su correspondiente enlace en Google Maps, para echar un vistazo en persona –aunque sea desde lo alto.

Además de la del hidroavión, el blog recoge otras historias tanto o más sorprendentes.


Cementerio de vehículos contaminados tras el accidente de Chernóbil

Algunas de ellas han pasado por Microsiervos, como la de los reflectores acústicos de Denge, la ciudad de Prypjat abandonada tras el accidente de Chernóbil, el sarcófago de hormigón Cactus Dome construido en el atolón de Enewetak para guardar un montón de escombros radiactivos contaminados por la explosión de una bomba atómica; el Antiguo complejo anti misiles Stanley Mickelsen...

Cementerios de barcos tras la desaparición del Mar de Aral o el enorme cementerio de aviones en Tucson, Arizona, perfectamente visible en Google Maps.

Otras muchas no las conocía y me han gustado: la isla de Tavira en Portugal donde yacen perfectamente alineadas decenas de anclas; la historia del capitán que encalló dos veces el mismo barco en el mismo lugar; Fridgehenge, una réplica de Stonehenge hecha con frigoríficos (conocía la versión hecha con coches); un búnker gigante abandonado en una playa de New Jersey, el cementerio donde quedaron todos los vehículos contaminados tras el accidente de Chernóbil, incluyendo los gigantestos helicópteros que se utilizaron para cubrir el reactor con arena y hormigón... y otras muchas historias por las que Artificial Owl bien merece una visita.