Por Economía Digital — 8 de Junio de 2017

Con “KITT, te necesito” Michael Knight hacía que El coche fantástico acudiera raudo. Probablemente tú mismo dijiste esa frase en más de una ocasión hablándole a tu reloj Casio. Pero pasan los años y tu coche no viene a buscarte cuando se lo pides al reloj. Por suerte sí podrás usar la frase “KITT, te necesito”, o cualquier otra que quieras, para pedirle a tu dron autónomo que venga volando.

Desarrollado en España, el vuelo del Dron Modular se controla utilizando comandos de voz y órdenes expresadas en lenguaje natural que se transmiten al dron desde el móvil, la tableta o el smartwatch. El dron responde a órdenes como aterrizar, despegar o desplazarse a algún punto determinado y esperar. También puedes pedirle que se aleje un poco o que vuele de vuelta y se reúna contigo.

Dron modular modelos

De este modo el control por voz junto con la capacidad de vuelo autónomo del dron, basado en desarrollos de inteligencia artificial, hace que sea innecesario pilotar el dron a través de un mando convencional, aunque en cualquier momento se puede tener el control manual. Incluso es posible volar simultáneamente varios drones, cada uno de ellos identificado con su nombre propio a la vez que el sistema coordina el vuelo entre ellos.

Aunque el diseño inicial de los drones corresponde a cuadricópteros, con cuatro motores, la configuración del dron podrá elegirse y modificarse según el uso que se le vaya a dar, en función de la cual el dron montará diferentes tipos de sensores. Entre las aplicaciones iniciales se incluyen la agricultura, cartografía, seguridad pública y privada, transporte, geología, hidrología y topografía. También es aplicable a tareas como la búsqueda de yacimientos minerales, donde múltiples mediciones simultáneas en triángulo o poligonales cubrirían grande áreas de terreno mediante unidades autónomas sincronizadas. 

Dron modular enjambre

Para recibir las órdenes los drones se mantienen permanentemente conectados a Internet. Los comandos por voz se envían desde el móvil hasta unos servidores en el centro de datos neurálgico de la empresa donde se procesan en tiempo real y se convierten en las instrucciones de vuelo que recibe y ejecuta el dron.

En todo momento el dron mantiene el vuelo de forma autónoma asistido por inteligencia artificial. El software de inteligencia artificial con nombre en clave Einstein, como sus creadores han decidido nombrarle en homenaje al físico alemán, es el encargado de controlar las trayectorias de vuelo y los parámetros de cada unidad dron en tiempo real, permitiendo añadir o eliminar unidades al enjambre de forma dinámica. Podríamos sacar a nuestro dron del enjambre llamándole, por ejemplo, con el comando “KITT, te necesito”.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear