Por Nacho Palou — 16 de Diciembre de 2014

En el reportaje The Magnetic Wand That Cleans Oil Spills de Motherboard, se explica cómo magnetizando orgánicamente el petróleo derramado éste puede luego recogerse con imanes.

Añadiendo magnetita natural al crudo y utilizando imanes resulta en teoría más fácil controlar y manipular el vertido y capturarlo de forma efectiva y de tal modo que el crudo puede aprovecharse después de separar en el mismo proceso de recuperación el agua y la magnetita.

Un idea anterior parecida también recurre al magnetismo y al uso de esponjas ultraligeras capaces de absorber hasta 100 veces su peso en crudo —aunque es verdad que el peso de la esponja es de apenas 5 miligramos por cm3.

En este caso el petróleo derramado queda atrapado en los miles de tubos y huecos del interior de la esponja hidrófoba que facilita, igual que en el método anterior, la separación del agua y del crudo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear