Por Nacho Palou — 23 de Mayo de 2018

El instrumento GLM (Geostationary Lightning Mapper) situado a bordo del satélite GOES-17 detecta los relámpagos ofreciendo a los meteórolgos datos nunca antes disponibles, según la NOAA.

El instrumento proporciona de esto modo imágenes (vista en secuencia en este vídeo) de dónde y de cuándo se está formando una tormenta, y permite conocer si se está intensificando: “un aumento rápido en el número de relámpagos es indicativo de que una tormenta se está haciendo más fuerte, e incluso de que puede volverse peligrosa y suponer un riesgo en tierra”, explican.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear