Por Nacho Palou — 4 de Abril de 2016

Sistema-Carga-Inalamrbica-Ornl-Us-Dep

El Oak Ridge National Laboratory (ORNL) perteneciente al Departamento de Energía de EE UU ha desarrollado un sistema de carga inalámbrica para coches eléctricos que resulta «casi» tan eficiente como lo es utilizar una cable y un enchufe, al menos en un 90 por ciento.

Esto significa que el sistema del ORNL permite cargar el coche sin necesidad de enchufarlo físicamente a un cable y con mínimas pérdidas de electricidad. En este caso el cargador inalámbrico tiene una potencia de 20 kW, si bien el laboratorio afirma tener en desarrollo una versión de 50 kW, una potencia similar a la de los cargadores rápidos comercializados actualmente para la carga de coches eléctricos.

Este cargador más potente equipararía el tiempo de carga del sistema inalámbrico al tiempo de carga que se puede obtener hoy en una instalación doméstica con enchufe. De este modo el proceso de carga sería transparente para el consumidor. Según el ORNL, este aspecto mejorará el nivel de aceptación de los coches eléctricos y también se considera un aspecto técnico casi (casi) imprescindible para la carga eléctrica de coches autónomos.

Las pérdida y la limitación de potencia son dos de los principales desafíos para este tipo de sistemas de carga en particular (y para la transmisión de electricidad sin cables, en general) que, sin embargo, en los últimos tiempo están experimentado avances continuos y significativos muy en parte gracias al desarrollo de la industria del automóvil eléctrico y autónomo.

En cuanto a la seguridad, debido a la potencia del sistema, la emisión de energía se encuentra aislada y enfocada para superar el espacio de aire que existe entre el emisor, en el suelo, y el receptor, en el vehículo. Pero más allá de ese espacio el campo magnético decae muy rápidamente y apenas alcanza al interior del vehículo, por cuestiones de seguridad.

Un sistema de carga inalámbrica que sea potente, seguro y eficiente puede contribuir además al abaratamiento de los coches eléctricos: algo parecido a la carga eléctrica «casi dinámica», con inductores situados bajo el asfalto, permitirá obtener mejores autonomías usando baterías más pequeñas. Las baterías son actualmente el aspecto más complejo, pesado y caro de un coche eléctrico.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear