Por @Alvy — 24 de Febrero de 2008

¡Caos y destrucción!

Los molinos de viento (aerogenadores), contrariamente a lo que la gente piensa, dejan de funcionar cuando hay vientos demasiado fuertes (...) 100 km/h. A esa velocidad se quedan en una especie de posición de defensa y las aspas dejan de girar. Si esto no fuera así, pasaría como en el vídeo que ves sobre estas líneas. Sucedió en Hornslet (Dinamarca) y fue grabado por una videoaficionada [vía Pixel y Dixel]

(¡Gracias Lenz por la pista!)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear