Por @Alvy — 24 de Febrero de 2008

¡Caos y destrucción!

Los molinos de viento (aerogenadores), contrariamente a lo que la gente piensa, dejan de funcionar cuando hay vientos demasiado fuertes (...) 100 km/h. A esa velocidad se quedan en una especie de posición de defensa y las aspas dejan de girar. Si esto no fuera así, pasaría como en el vídeo que ves sobre estas líneas. Sucedió en Hornslet (Dinamarca) y fue grabado por una videoaficionada [vía Pixel y Dixel]

(¡Gracias Lenz por la pista!)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones