Por Nacho Palou — 2 de Octubre de 2009

Según Tristram Stuart, autor del libro "Basura: destapando el escándalo global de alimentos",

Con la comida desperdiciada durante un año en el Reino Unido y Estados Unidos se podría sacar de la hambruna a todas las personas que pasan hambre en el mundo". Es decir, a esos 963 millones de personas.

La mayoría de esa comida desperdiciada es basura procedente de supermercados.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

7 comentarios

#1 — emedoble

Tan impactante como cierto. Las cadenas de alimentación se libran de los alimentos que están apunto de caducar o lo han hecho ese mismo día, pero que todavía conservan sus propiedades y pueden ser consumidos sin problema (en la gran mayoría de los casos).

La fecha de caducidad no indica el estado del producto, sino que solo nos dice que a partir de la fecha señalada, la empresa que ha manipulado el alimento no se hace responsable de su estado. No obstante, estas fechas son siempre estimadas y teóricas, que además juegan a favor de la empresa y le cofieren un margen de garantia.

Dicho de otro modo, según de qué alimento se trate, puede pasar entre una semana y un mes entero después de su fecha de caducidad, y el alimento (si se respetan las condiciones de conservación), seguirá manteniendo todas o gran parte de sus propiedades inalteradas.

Estamos tirando la comida que a otros les falta.

#2 — Estampida

Y digo yo: ¿Tan dificil es crear un método de actuación a nivel global para hacer llegar a X paises determinidos excedentes o sobrantes, que se yo, de manera mensual o algo así?

Los gobiernos podrian incentivar de alguna forma a los grandes superficies que preparen una determinada cantidad de esta comida de manera mensual (sin pasta de por medio esta claro que nadie se moja) y por ejemplo que a cada país desarrollado que quiera participar en la iniciativa se le asigne o escoja un país tercermundista para hacerle llegar un avión de alimentos mensualmente.

Para ello se podrian tomar determinados aviones del ejercito o incentivar a cualquier compañia aerea privada. Salen chikicientosmil aviones de cada aeropuerto a diario.

Cada año los países que formen parte de la iniciativa podrían rotar los distintos países de ayuda, o que los que mas 'excedentes' tengan ayuden a los que tienen mayor población en hambruna.

Se que suena utópico y que hay más infraestructuras que pagar (transporte, personal, almacenes, etc) pero creo que sería un coste muy bajo. De hecho en la U.E podría ser un requisito de anexión o permanencia.

Bue, yo que se, igual estoy divagando...

#3 — Luis

A ver si podéis aclarar: con los desperdicios de UK+USA de un año se puede alimentar a casi 1.000 millones de personas... ¿durante cuánto tiempo?

Falta esa información. Si es también durante un año, pues es una frase algo confusa porque lo mismo vale durante un día, mes, semana, etc.

¿O es que con la comida desperdiciada un año en UK+USA se puede alimentar a 1.000 millones de personas durante toda su vida? Es decir... ¿a unas 40.000 millones de personas durante un año? ¿O durante un día? O...

Saludos,

Luis.

#4 — Nacho

#2 Igual sería más práctico -siguiendo con tu idea y que se comenta en el articulo– que los productores y/o supermercados estuvieran obligados a llevar la contabilidad de comida que tiran, y en base a eso que paguen una multa destinada a ayudaso. Algo parecido a los créditos de CO2 en la industria.

#5 — Nico

Es simplemente otro ejemplo mas de como las grandes coorporaciones, en este caso alimenticias, son las MAXIMAS responsables de los problemas de nuestra sociedad.
A uno le dicen que no desperdicie la comida, y ellos lo hacen, le dicen que no tire basura, y ellos lo hacen 100 veces peor, le dicen que no desperdicie el agua, y lo hacen peor...

#6 — emedoble

bueno, no creo que crear un mercado de multas x ecedentes sea lo mejor, ya que siempre van a chupar del bote los mismos. No obstante, sería mejor que tirar la comida a la basura sin más.

Supongo que si se llegase a hacer, los responsables de compras de los supermercados ajustarían más sus previsiones para no tener tanto resto que tirar después y que se traducidiría en multa. Aunque, ¿cómo contrar todo eso?

#7 — Juan Carlos

Que una mala noticia no te arruine un buen titular. Lo cierto es que dicho así, resulta escandaloso este despilfarro. Pero si hay países con hambruna, no es responsabilidad de los supermercados del primer mundo: es responsabilidad de la estructura socio-económica de los países en desarrollo.

Lamentablemente, en esos países todavía no hay democracia, ni siquiera una mínima seguridad jurídica. Además, sus gobernantes suelen ser sátrapas que gastan el dinero de la ayuda internacional en armas, no en alimentos.

La única solución sería implantar democracias reales en esos países a la fuerza, como se ha intentado hacer en Irak. Imponer una democracia es un contrasentido, y no suele funcionar.

Aunque llevásemos toneladas de alimentos cada día a esos países, ¿creeis que realmente llegarían a los niños, o se pudrirían en los aeropuertos controlados por las guerrillas?