Por @Alvy — 13 de Enero de 2008

Artículos como El cambio a bombillas de baja energía puede causar problemas de salud han estado circulando estos días por varios medios; yo lo he visto hoy ampliamente comentado en el suplemento Crónica de El Mundo que por desgracia no está online (así que no lo puedo enlazar). Actualizado: ya se puede consultar aquí Los peligros de la bombilla de ahorro.

El resumen es que

(…) algunos expertos advirtieron a los consumidores que deberán extremar los cuidados a la hora de deshacerse de las bombillas que se hayan fundido o roto para evitar la contaminación con el mercurio venenoso que contienen. La Agencia del Medio Ambiente del Reino Unido reconoció que tanto el comercio como las autoridades tienen que hacer mayores esfuerzos para informar al público de cómo hay que reciclar ese tipo de bombillas

(…) Según consejos del Ministerio británico del Medio Ambiente, si se rompe una bombilla de baja energía, hay que evacuar la habitación de personas durante un cuarto de hora como mínimo. (…) Según el toxicólogo David Ray, de la Universidad de Nottingham, citado por la BBC, una bombilla de baja energía tiene entre 6 y 8 miligramos de mercurio, cantidad que es por sí «muy pequeña». El peligro estriba en su acumulación en el cuerpo y especialmente en el cerebro por exposición repetida a ese metal (…)

En artículo de El Mundo además de todo esto hablaron también con la delegación de Osram en España, uno de los mayores fabricantes de bombillas de bajo consumo (lámparas fluorescentes compactas, CFL) para ver su punto de vista. Aunque dijeron que estaban esperando información más precisa desde la sede central de Alemania, afirmaron que les parecía que los datos no habían sido bien estudiados y que seguramente carecían de validez científica y que eran demasiado alarmistas.

En los últimos años se ha venido oyendo algo similar sobre los termómetros de mercurio de cristal «de toda la vida» y parece que aunque son contaminantes y la Unión Europea va a prohibir su comercialización en base a una nueva directiva (hacia 2010-2011) esto tiene más que ver con su efecto sobre el medio ambiente (desecho indecuado, vertidos) que con el peligro directo e instantáneo hacia las personas.

Se ha calculado que en termómetros médicos se emplean unas 25 ó 30 toneladas de mercurio al año, que de las 300 que consume la Unión Europea (que es poco menos del 10% de la demanda de 3.600 toneladas que hay en todo el mundo). Curiosamente, en cuando a las bombillas de bajo consumo, y aunque contengan algo de mercurio (unos 5 miligramos por bombilla), hay países como Australia donde serán obligatorias a partir de 2010, para reemplazar a las convencionales.

Como explica el toxicólogo de Nottigam, las cantidades de mercurio de las bombillas son demasiado pequeñas como para causar problemas en las situaciones típicas, como cuando –de forma bastante infrecuente– se rompe un termómetro en casa (o una bombilla), de modo que no queda del todo claro que las CFLs sean un peligro tan tremendo como podría deducirse de los titulares que están circulando.

En el sitio de expertos en leyendas urbanas Snopes.com, caracterizado por la calidad de su información ante «alertas de pánico social» como podría ser esta, tratan este tema bajo exactamente la misma idea que en el artículo: «¿Es cierto que cuando se rompen las bombillas de bajo consumo (CFLs) emiten cantidades peligrosas de mercurio para los habitantes de una casa?» Las respuestas que dan a las múltiples afirmaciones son que, si bien es cierto que el mercurio es peligroso, y también que el mercurio contenido en las bombillas realmente escapa al ambiente, es falso que el mercurio de una sola bombilla sea un grave peligro ni tampoco que haya que avisar al servicio de emergencias cuando algo como una simple rotura suceda.

Véase también:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

6 comentarios

#1 — Nacho Palou

Buen post, imagino que en el término medio está la virtud: ni hay que lamer los restos de bombilla rota ni hay ver en una bombilla CFL rota el fin de los días.

Suena un poco como decir que las bombillas incandescentes son potencialmente peligrosas si se rompen porque el cristal corta y si te rajas una arteria vas listo.

#2 — jorgemfr

Existe una pequeña reseña al respecto (con datos sobre sistemas de recogida de las bombillas en EEUU y otros paises) en la Investigación y Ciencia del mes pasado.

#3 — Valaraukar

Esto me recuerda a los muñecos de mattel que iban a matar niños con su pintura con altos niveles de plomo...
De otro lado, esta visto que por mucho que nos esforzemos la actividad industrial siempre va a tener efectos sobre el medio ambiente. La tendencia hoy es hacer menos visible a la ciudadanía esos efectos (como en el uso de pilas electricas, en vez de gasolina, trasladando la contaminación a los lugares de producción y desecho de las baterías).

#4 — Valero

Totalmente de acuerdo con el comentario #3.

Hoy en dia parece que se trata más de ocultar la contaminación que de eliminarla... le damos más importancia a algunas cosas que a otras simplemente porque la tele nos diga que son malas o contaminan más (especialmente los de antena 3 XD ).

Respecto al coche ese de mattel... no digo que no sea verdad... pero yo creo que los niños lo que hacen con los coches es jugar no chuparlos como cabezas de gambas xd (y luego se vió que para que fuera realmente peligroso tenian que "chupar" muchos muchos coches jaja). Y en juguetería se pueden ver infinidad de estupideces como por ejemplo: que el juego este recomendado para X meses pero luego por detrás en la seguridad ponga el simbolito este de prohibido de 0-3años por seguridad (vease el caso de muchos sonajeros). Es simplemente cuestion de limpiarse las manos por parte de las empresas jugueteras. O los tipicos que se pegan media hora mirando las recomendaciones de seguridad y años y blablablabla y luego sus hijos juegan con un arco de flechas de estos que estan prohibidos (por las ventosas que pueden asfixiar) que han sacado de un todo a cien chino. Pues eso al fin y al cabo todo es imagen parece ser.

#5 — Pmisson

Esto es una exageración y además una noticia totalmente sesgada. Las lamparas de Vapor de Mercurio de la calle tienen miles de veces más cantidad de mercurio que las bombillas que tenemos en casa y además son más propensas a roturas por los actos vandálicos. Además que son muchísimo menos eficientes que las de Sodio.

Un poco de rigurosidad.

#6 — SILVIA CASTRO

Y el mercurio de las amalgamas que traemos en la boca? y los millones de dentistas que lo usan varias veces al día en su consultorios?