Por @Alvy — 27 de Febrero de 2008

Boveda-Slavbard-2
La Bóveda Svalbard. Foto Mari Tefre / Svalbard Global Seed Vault

Xurxo nos avisó de la apertura de la llamada Bóveda Global de Semillas de Svalbard, de la que se llevaba tiempo hablando porque fue noticia como proyecto y durante su construcción.

Es un proyecto que tanto por su aspecto como por su planteamiento suena un poco de ciencia ficción. Está construido como un silo de alta seguridad bajo una montaña, en una remota isla del Círculo Polar Ártico llamada Spitsbergen, cerca de la aldea de Longyearbyen.

Es un lugar en el se se pretende preservar la biodiversidad de los cultivos globales del planeta, por si en el lejano futuro pudieran necesitarse, tal vez por su extinción, por alguna alguna catástrofe global, guerra o cualquier otra causa.

Algunos datos sobre este curioso lugar:

  • Está excavada a 130 metros de profundidad
  • Tres salas contienen todas las cajas, selladas especialmente
  • Tiene capacidad para más de 4,5 millones de muestras
  • Se ha inaugurado con 268.000 muestras de semillas
  • Las semillas se convervan a 18 grados centígrados bajo cero
  • 104 países han aportado muestras de sus cultivos: se recibieron 100 millones de semillas para la inauguración
  • La base de datos de semillas se publicará en Internet
  • Un generador de 10 KW enfría toda a instalación a partir de electricidad generada en la región
  • Incluso aunque la instalación se quedara sin energía, el permafrost natural mantendría las semillas intactas de forma natural durante 200 años

En una de las entrevistas a Cary Fowler, director ejecutivo del proyecto –al que han calificado como «el Arca de Noe de los cultivos de la tierra– dijo, en tono medio pesimista medio optimista, que

… Al menos la humanidad ahora tiene un Plan B.

Ver también:

Actualización: Algo más en La Bóveda Global de semillas de Svalbard (Zentolos) incluyendo datos interesantes sobre qué tipo de cosas pueden perderse que la Bóveda puede ayudar a recuperar en el futuro:

  • En 1949 los granjeros chinos cultivaban cerca de 10.000 variedades de trigo. Sólo veinte años después, se cultivaban menos de 1.000
  • En México sólo existen en la actualidad el 20 por ciento de las variedades de maíz registradas en 1920
  • El 95 por ciento de las 8.000 variedades de manzanos cultivadas en Estados Unidos a principios del siglo XX ha desaparecido
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

6 comentarios

#1 — Matt

No sabia que existía un lugar llamado Svalbard justamente en el norte. Ese nombre es usado en el libro Luces del Norte de Pullman, después llevado al cine en la película El Catalejo Dorado. Saludos!

#2 — Raul

Quizás sea muy espectacular, pero no es la única reserva de semillas de este tipo que hay en el mundo. La idea de conservar variedades de plantas que ahora no se usan tanto en la agricultura para poder estar preparados ante posibles cambios futuros es bastante antigua, y casi todas las universidades y centros de investigación tienen variedades locales "guardadas" a buen recaudo, aunque de una forma quizás menos espectacular. ( En la mía las hay ;) )

#3 — Lughnasad

#Raul.
Tienes razón en que los bancos de semillas no son novedosos, pero en la actualidad no hay ninguno con la capacidad de albergar 100 millones de semillas y de tantas especies y variedades diferentes.
Además, algunos de esos bancos corren el grave riesgo de perder su material debido a problemas de todo tipo: económicos, desastres naturales, etc.
Esta instalación, en principio, asegura que esos duplicados de otros bancos no se pierdan, de ahí su importancia.

#4 — Joel

#Raul:

Además en el caso de una Guerra Mundial, es más dificil afectar la región de Svalbard. A diferencia de las Universidades.

Saludos.

#5 — Airos

Aunque sea un número de semillas tan impresionante (que lo es) también hay que tener en cuenta que las especies alógamas (las que no se reproducen con ellas mismas) necesitan un gran número genotipos diferentes (muchos individuos) para poder desarrollarse normalmente, por lo que cada semilla no se corresponde con una variedad diferente.
Por otro lado, la capa de permafrost a esas latitudes no es tan profunda. Aunque no me cabe duda de que se mantendrá el frío perfectamente.
Personalmente encuentro cuestionable la filosofía de estos proyectos.
Un saludo.

#6 — Claudia Nigro

Es una pena que nadie cuestione esta rídicula manera de calmar las conciencias capitalistas de los destructores del planeta. Señores, de qué sirve guardar semillas, si los suelos se transforman en ambientes inertes, desertificados, sin microflora o microfauna (eso gracias a la acción del glifosato de MONSANTO)...sin nutrientes, sin fertilidad, sin agua...¿acaso no han visto quiénes apoyan financieramente este proyeto??. Los sudamericanos estamos sufriendo las consecuencias ambientales, culturales, económicas y sociales de un modelo productivo insustentable y reclamamos ordenamiento territorial, reforma agraria y soberanía alimentaria; mientras los europeos, que son algunos de los responsables de nuestra tragedia, pierden tiempo y dinero en entretenimientos que entre otras cuestiones, se burlan de la inteligencia de sus propios ciudadanos. Es patético....

Claudia