Por @Alvy — 15 de Marzo de 2008

Cuando calientes café o té, procura usar la cantidad de agua exacta que vayas a consumir realmente

Es otra forma de no emplear energía de forma innecesaria para calentar algo que luego no vas a consumir.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear