Por @Alvy — 26 de Abril de 2009

How Long Will it Last

Gizmodo publicó una referencia a How Long Will it Last [detalles en alta resolución] que había visto circular alguna vez por ahí. Tal vez sea una infografía procedente de algún artículo antiguo; dicen que proviene de New Scientist. [Actualización: efectivamente, proviene de Earth's Natural Wealth: An Audit, 2007. ¡Gracias mcdcblog!]

Básicamente muestra cuánto durarán ciertas materias primas si se siguieran consumiendo al ritmo actual o incluso si se bajara el ritmo a la mitad. Esto no tiene en cuenta el aumento de demanda que podría haber debido al descubrimiento de nuevas tecnologías. (Tampoco tengo claro si se refiere a las reservas conocidas o previstas, dado que por ejemplo si se encontraran nuevos yacimientos dichas reservas podrían aumentar.)

Al aluminio le puede quedar más de cinco siglos, pero esto contrasta con el cobre al que le quedarían 38 años o el oro (36) y la plata (9). Materiales como el Indio, que se utiliza para fabricar las pantallas LCD sólo le quedan 4 años (su precio pasó de 60 a 1.000 dólares el kilogramo entre 2003 y 2006). Otros metales menos nobles como el plomo, que usamos para baterías y conducciones, tampoco está mucho mejor: se ha estimado que se agotará en 8 años.

Enlazando con el debate nuclear, las reservas de uranio, que se usan tanto en las centrales como para construir armas, se agotarían como máximo en 19 años, menos si se aumenta su demanda (o se podría ampliar hasta 59 años consumiendo la mitad).

Algunos de estos datos se alivian porque el porcentaje de reciclado de los materiales es muy alto: el 72 por ciento del plomo necesario se cubre mediante reciclaje, así como el 43% del oro o el 35% del germanio. En cambio Uranio, Galio, Indio y otros tienen un porcentaje de reciclaje... cero.

Pero, como dicen en el artículo:

Lo más sorprendente es que, incluso aunque tengamos una alta dependencia de algunos de estos elementos, es que no sabemos con seguridad cuánto tiempo les quedan. Para empezar, el consumo global de la mayor parte de los metales preciosos no se conoce con seguridad. Estimar las reserva de cualquiera de esos metales es también difícil. En el caso de los metales raros como el indio o el galio las cifras son guardadas en secreta por las compañías mineras. Los gobiernos se están empezando a dar cuenta del problema que nos acecha, y los estudios al respecto son todavía pocos.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

8 comentarios

#1 — Jose

Muy interesante, aunque algunos datos tienen una fuente claramente enmarcada en EEUU, como por ejemplo en lo que respecta al uranio dado que efectivamente en EEUU no se reprocesa el combustible nuclear y por lo tanto el porcentaje de uranio reciclado es cero.

No sucede los mismo en otros paises como Japón y Francia donde el combustible gastado es reprocesado y se recicla en los combustibles MOX (oxidos mixtos de uranio y plutonio)

Aunque ahora que lo pienso la infografía es incorrecta incluso en el marco norteamericano ya que el uranio del armamento nuclear (HEU, High enriched Uranium) actualmente también se recicla y se usa como cobustible en las centrales nucleares, gracias a tratados entre Rusia y Estados Unidos de reducción de arsenal nuclear que ya lleva algunos años vigentes, a pesar de que se intente presentar como una medida propuesta por el presidente Obama la semana pasada. Dadas estas inprecisiones, no me cabe más que dudar de los datos respecto de las tras materias primas.
En cualquier caso, estoy de acuerdo con Alvy, en que no se precisa si se habla de recursos o reservas.

#2 — mcdcblog

Esta imagen es una de las tres infografías que ilustran este artículo de fecha 23 de mayo de 2007 de New Scientist: Earth‘s Natural Wealth: An Audit. A destacar esta otra titulada: Where the minerals are (Dónde están los minerales) bastante curiosa ya que muestra de forma bastante clara el reparto de los principales yacimientos conocidos en el mundo.

¡Saludos!

#3 — Alvy

Gracias por la aportación, he actualizado los enlaces y añadido un poco de texto con el artículo, me pareció increíblemente interesante.

#4 — mcdcblog

#3 De nada. Encantado de que haya servido en algo la aportación. ¡Saludos, de nuevo!

#5 — Jeferyback

El dato sobre el cobre ha de estar mal por narices. El cobre es un metal tan reciclable (cercal del 98%) que todavía hoy en día se utiliza cobre del que se extrajo durante el imperio romano y antes.

Otra cosa muy distinta es que los yacimientos conocidos (o quizás estimados) de cobre se puedan terminar en ese plazo de menos de 40 años (se extraigan hasta el pnto de no rentabilidad). También sería otro cantar que se calculase el punto a partir del cual la demanda de cobre superase el que se tira y se puede reciclar.

En todo caso, el esfuerzo para el reciclado de un material es directamente proporcional al valor de ese material. En cuanto los precios suban porque empiecen a escasear, ya veremos como salen métodos de separado de materiales y de reciclado que sean rendibles.

Ya se lo dije hace tiempo a un colega asturiano cuando en una charla salió el tema de la reconversión minera allá en su tierra: el futuro de esa profesión es "minear" vertederos en pos de todo lo que tiramos sin más durante tantos años.

#6 — Pasaba por aquí

Los grandes vertederos, las ciudades y los ciudadanos deberían ordenar su basura. Aunque sean pocas las cosas que hoy se reciclan, a lo mejor en el futuro; un vertedero se convierte en una mina.

Los reclusos podrían ayudar a hacer esta tarea.

#7 — Mikhoyan

Según lo que yo entiendo, el gráfico muestra los años que nos quedan al ritmo actual de consumo (el número más grande) o si la demanda mundial subiera (que no bajara) a la mitad de la demanda, pero de EEUU (no la demanda mundial actual), que por tanto serían menos años.

#8 — BigFredi

Es como dice Mikhoyan, el color más claro y con el mayor número de años es si se mantiene el consumo actual mundial. El color más fuerte y menor duración es si todo el mundo consumiera la mitad del consumo medio estadounidense en 2006.