Por Nacho Palou — 14 de Octubre de 2009

Hoy, segundo miércoles de octubre, es el Día Internacional para la reducción de desastres naturales, es decir, pérdidas humanas y materiales causadas por fenómenos naturales.

En 2008, murieron por esta causa más de 225.000 personas. Este año, países como Indonesia, Samoa y Tonga siguen necesitando ayuda para recuperarse de los recientes terremotos producidos en aquella región.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

4 comentarios

#1 — suerte a todos

Este planeta es un desastre medioambiental en su totalidad

...y nosotros nos creemos muy listos...

y ya hemos visto el tipo de gestion que hacemos en economia

#2 — Juan Carlos

Quizás habría que cambiar la expresión "desastres naturales" por "desastres para la humanidad".

Para la naturaleza no son desastres ni un terremoto, ni el desbordamiento de un río, ni un huracán, ni siquiera el impacto de un meterorito gigante. Son anécdotas.

Lo que los convierte en desastres es la presencia de seres humanos en su camino.

Cuando los Al-goreros del cambio climático me dicen que ahora hay más inundaciones que antes, les respondo que probablemente esas zonas se han inundado periódicamente cientos de veces en los últimos miles de años, con la diferencia de que cuando no estaban habitadas era un hecho irrelevante, y ahora al estar ocupadas pasan a formar parte de los "desastres naturales causados por el cambio climático".

Dicho lo cual, cualquier medida para salvar vidas humanas y evitar estos "desastres humanitarios" será bienvenida.

#3 — Juanjo

Este blog está muy bien y coincido en que la tierra va a explotar.

#4 — Nacho

#2 Juan Carlos, entiendo lo que quieres decir, pero el hecho de considerarlos "desastres" ya lleva implícito que es "para las personas".

De otro modo –y lo que subyace– son fenómenos naturales.