Por Nacho Palou — 20 de Mayo de 2009

Datos consumo y emisiones ecotransit
Comparación de consumo energético y emisiones de CO2 para el transporte de 100 Tm desde Valencia a Bilbao según el medio de transporte empleado.

EcoTransit es una herramienta online que permite calcular el impacto medioambiental del transporte de mercancías para rutas específicas y según el medio de transporte empleado o por la combinación de varios.

Los datos principalmente se refieren al consumo de recursos energéticos y a la cuantía de emisiones de gases contaminantes o considerados causantes del efecto invernadero: dióxido de carbono, óxido de nitrógeno, hidrocarburos, partículas, hollín, dióxido de azufre,...

El dato del consumo de energía primaria incluye, además del combustible quemado, el coste energético de todo el proceso de generación y distribución final de la energía.

Aunque se trata de una herramienta que puede ser específicamente útil para operadores logísticos y planificadores de transporte también puede ser de interés para conocer y comparar el coste medioambiental de diferentes medios de transporte: carretera, tren, avión o marítimo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

4 comentarios

#1 — urko.fernandez

Todas las grandes empresas de transporte ferroviario implicadas en la pagina web..... eso le resta a priori mucha credibilidad.

#2 — Mikel

Muchisima la verdad...

#3 — Javier

Pues eso es muy relativo, ya que claro, un avion con 10 tm consume mucho más que un camión, pero no cuenta con que en ese precio entrarían muchas más cargas, así como que el nivel de seguridad de estos es mucho mayor y el volumen de tráfico menor.

#4 — Jefe Ryback

Por mucho que esas empresas estén realcionadas on esa página no niega una evidencia de algo que se ha estudiado muchísimas veces en decenas de instituciones de todo tipo, más o menos objetivas.

Es un hecho que el ferrocarril es (y será por el momento) la forma energéticamente más eficaz de transportar grandes cargas. Obviamente que hacen falta todos los medios, cada cual tiene su función y su utilidad, pero en distancias medias-largas sin mar de por medio y sin urgencia de tiempo, no hay rival posible.

El problema es que a cualquier empresario le ha resultado durante años mucho más fácil y rentable exprimir a conductores de camión por separado (para que corriesen más de la cuenta, para que hiciesen jonadas maratonianas...) que no ir a presionar a un ente estatal como Renfe (o el equivalente del país que sea) para que sus mercancías saliesen cuando le diese la gana.

Si a eso le unimos la dolencia crónica del pasotismo propio de una empresa pública mal gestionada (no sólo por ser pública, sinó ambas cosas a la vez); tenemos el miserable ratio español de transporte ferroviario mientras no apramos de hacer carreteras pues no nos cabemos con tanto camión.

Y ahora que la gente (y gobierno/adif/renfe) empiezan a espavilarse, nos damos cuenta que llevamos un retraso brutal en infraestructuras ferroviarias que pongan sobre la mesa una alternativa competitiva para el transporte.