Por Nacho Palou — 12 de Febrero de 2008

Algunos sencillos gestos que son fáciles de seguir y que ayudan enormemente a mejorar la convivencia y el entorno en el que vivimos.

En la ciudad:

  • Utiliza el transporte público siempre que sea posible.
  • Utiliza la bicicleta o sencillamente intenta ir a pie. Es más sano, más barato y no contamina.
  • Cuando conduzcas, evita acelerones y frenazos bruscos en los semáforos.
  • Utiliza el cláxon sólo cuando sea realmente necesario o en caso de emergencia.
  • Apaga el motor en atascos o paradas prolongadas.
  • Vigila el volúmen de la radio o la televisión, tanto en casa como en el coche.
  • Sigue el plan de mantenimiento de tu coche y moto o ciclomotor, especialmente el silenciador del tubo de escape.
  • En la calle utiliza auriculares.
  • Como peatón, no fuerces a los coches a frenar bruscamente en los pasos de cebra.
  • No tires basura al suelo ni dejes en la calles bolsas, embalajes o muebles, informate en tu ayuntamiento sobre la forma de deshacerte de ellos.

En el campo:

  • Al salir de excursión por el campo respeta los senderos marcados y las zonas designadas para la acampada.
  • Mantén las puertas cerradas en las servidumbres de paso.
  • Respeta siempre las restricciones en cuanto a hacer fuergo y barbacoas.
  • Utiliza envases reutilizables en lugar de latas y envases plásticos desechables.
  • Antes de marcharte, recoge y limpia el lugar. Si es posible, déjalo mejor de lo que estaba cuando llegaste.
  • No molestes ni alimentes a los animales silvestres. No arranques ni destruyas plantas o árboles.

Algunos proceden o están basados en los Consejos para tu entorno de los Consejos Medioambientales de Iberdrola Renovables.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

3 comentarios

#1 — Leitzaran

Como peatón, no fuerces a los coches a frenar bruscamente en los pasos de cebra

Está mal redactado - Es el conductor el que, si hay pasos de cebra, deberá ir despacio o con vista suficiente para no tener que frenar bruscamente.

De lo contrario, volvemos a la "ley del más fuerte"... ¡en nombre de la ecología!

#2 — Aurelio Llorente

Estaremos de acuerdo que hacer pararse un camión de 40 toneladas, aunque circule a 10 Km/h, y luego volverlo a poner en marcha, es un derroche de energía enorme comparado con el esfuerzo que tiene que hacer el peatón para pararse, dejar pasar el camión, y volver a echar a andar. No creo que se trate de darle la razón a nadie ni de establecer la "ley del más fuerte" en nombre de la ecología. Simplemente es aplicar un poco de sentido común.

#3 — Leitzaran

De acuerdo con lo del camión, en principio.

Pero el escenario habitual en el que que se encuentran los pasos de cebra es urbano, en el que la presencia de camiones es minoritaria, y la de peatones es grande.

En una vía con mucho tráfico de camiones, y en la que sean necesarios los pasos de peatones, sería más lógico disponer de otras soluciones, tales como semáforos, pasos peatonales elevados o subterráneos, etc.

Pensemos en el peatón como aquella persona que opta por desplazarse a pie en vez de hacerlo en su vehículo particular.

En fin, el tema es largo y no hay blanco o negro. Pero lo que diferencia a un paso de cebra de un paso de peatones tradicional es, precisamente, la prioridad de los peatones sobre los vehículos.