Por @Alvy — 12 de Enero de 2009

Están circulando estos días pr ahí los datos que aparecieron en Revealed: the environmental impact of Google searches (Times Online) donde se calcula que cada búsqueda que la gente realiza en Google tiene una huella de carbono de 7 gramos de CO2, de modo que unas dos búsquedas equivalen más o menos a calentar un té en una tetera, cuyo calentamiento equivale a unos 15 gramos de CO2.

El estudio es de Alex Wissner-Gross, un físico de la Universidad Harvard, quien también ha calculado que el simple hecho de «mirar una página web» genera unos 0,02 gramos de CO2 por segundo (o hasta 0,2 gramos si la página tiene imágenes, animaciones o vídeos).

Otros investigadores sitúan los datos de las búsquedas en Google entre 1 y 10 gramos, otros entre 7 y 10 gramos y apuntan a que en cualquier caso, el hecho de tener el PC encendido ya equivale a emisiones de entre 40 y 80 gramos de CO2 por hora.

Por otro lado, Google ha contestado que, según sus propios cálculos, en términos de emisiones de gases de efecto invernadero, una búsqueda en Google es equivalente a 0,2 gramos de CO2, y que para cada consulta se consumen de media 0,0003 kWh de energía. Eso quiere decir que, más o menos, mil búsquedas en Google contaminan tanto como conducir un coche un kilómetro.

Y como amplían en ALT1040,

Una búsqueda en internet te ahorra muchísimas cosas, como ir a la biblioteca en auto o comprar mapas (que están hechos de papel y todos sabemos cuál es el proceso para que lleguen a nuestras manos). De hecho, [en Google] también comentan que la tecnología que poseen es tan eficiente que si una persona hace una búsqueda en Google el ordenador de la persona gastará más energía que los servidores de la empresa.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

5 comentarios

#1 — Estampida

Esto ya me parece pasarse de la raya, como información está curioso pero pienso que hay ciertos cálculos en materia de contaminación que no se deberían ni plantear....

Salir a la calle deja también una huella medioambiental (la de tus zapatos en la acera), rascándote la cabeza puedes llegar a emitir 0,002 gramos de caspa a la atmósfera(en el caso de que no uses H&S, que si lo usas tienes que pensar en lo que se contaminó en la fabricación, entonces igual ya no te sale a cuenta... puedes raparte pero el gasto de electricidad de la maquinilla también deja huella...) y eso por que no quiero usar términos mas escatológicos....

Creo que todo esto de los impactos se está yendo un poco de madre, al final en lugar de en calorías vamos a pensar en gramos de CO2 cada vez que nos comamos una mísera chocolatina.... ¡¡¡¡Queremos vivir!!!!

PD: Maldita sea! Ahora no puedo parar de pensar en las horas que llevo conectado a internet sin hacer nada!! Mamá, acércame esa pistola....

#2 — Alvy

Sí, a mi también me parece que a veces empiezan a bordear el absurdo, aunque es curioso conocer los datos y cómo se calculan, si no con precisión sí al menos los factores que se tienen en cuenta.

#3 — Nacho

De hecho con la huella de carbono sucede que en realidad nunca sabes exactamente cual es, ni dónde termina.

Es decir, puedes calcularlo por ejemplo según la electricidad consumida, pero que el ordenador llegue a funciona y estar disponible para consulta implica mucho más hasta lo incalculable... cableados, traslado del tipo que lo instala y mantiene, fabricación del edificio, fabricación de la central energética que proporciona electricidad en esa zona... y así podrías irte hasta el infinito.

De modo que normalmente es un ejercicio un poco futil, aunque curioso o al menos con cierto valor concienciador sobre las implicaciones de nuestras acciones -y no me refiero a hacer una búsqueda en Google ;-)

#4 — Warp

¿Cálculo? Pura especulación, cuyo único objetivo es menoscabar a Google, el verdadero Gran Hermano del planeta.

Siempre he dicho que lo más contaminante somos los humanos. La solución más lógica al problema medioambiental es la extinción humana.

Así, la naturaleza no tendrá obstáculos para extinguir ella sola las especies que le apetezcan, ni para provocar glaciaciones, ni para incendiar bosques o cubrir el cielo con gases de volcanes, etc.

#5 — Sandra

Estoy de acuerdo con los dos comentarios que opinan que este cálculo es "pasarse de la raya".
Pero a los que les gusta tanto calcular que prueben a calcular que cantidad de energía se ahorra realizando una busqueda en Google. Por ejemplo en el papel de catálogos que puedes consultar on-line y que accedes facilmente con una busqueda, en llamadas de teléfono que te ahorras buscando y buscando una tienda, en paseos en coche para buscar proveedores que encuentras en un clic con una busqueda y solucionas con 1 simple llamada de teléfono...
Y cientos y cientos de trámites que tanto las busquedas en Google como el mismo Internet nos facilitan con menos impacto para el medio ambiente. Creo que hay que calcular lo negativo, pero también positivo.