Por Esther — 19 de Mayo de 2008

Por Esther Celma Por fin se han sabido los detalles, no todos, de la fuga radioactiva de Ascó I, producida el 14 de noviembre y descubierta el 4 de abril. Y se ha sabido por las respuestas del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) a los requerimientos del Defensor del Pueblo y a Greenpeace.

Resulta curioso en un país lleno de administraciones, entre ellas, el Ministerio de Industria o el de Medio Ambiente o el de Sanidad, por no hablar de ejecutivos en todos sus grados, que deban ser precisamente el Defensor del Pueblo y Greenpeace los que consigan arañar parte de lo sucedido en Ascó I.

El CSN en sus respuestas informa de algo especialmente grave: hasta ahora, se ha mantenido que la contaminación radioactiva era inocua. Pero se desconoce la actividad total que contenía el agua que se vertió en la piscina y la actividad total vertida por la chimenea.

El titular de la central "ha hecho estimaciones sobre ambas, pero sus resultados no son aceptables y deberá rehacerlas".

Así, la "forma y cuantía de la contaminación ha debido establecerse sobre la base de las medidas de los sistemas de detección y el análisis radiológico de las partículas recogidas".

A estas alturas ya ni sorprende que los datos del gestor de la central no sean "aceptables".

Sobre todo, porque los informes del CSN desvelan que manipularon los detectores de radiación "con el objeto de detener la alarma y las consiguientes demandas de actuación".

Tampoco se sabe si los operarios informaron de ello. El CSN explica que se "investiga porque hay contradicciones". Ni se ha respondido si los operarios tenían formación y experiencia adecuada.

Lo que sí se sabe que es los titulares de la central, la Asociación Ascó-Vandellós (ANAV), de Endesa e Iberdrola, engañaron al inspector residente del CSN, ocultaron información y mintieron de forma continuada al máximo organismo de control nuclear.

Entre otras muchas falsedades descubiertas ahora, destacamos esta:

Del 14 al 18 de diciembre, una de las estaciones medidoras de la calidad del aire de la Generalitat detectó 0,185 microsievert frente al promedio normal de 0,12. [8.42]

Preguntado ANAV, "descartó relación alguna con ningún suceso operativo en la planta".

No se les puede negar a ANAV su empeño en ocultar la verdad, aún siendo investigada:

Según el titular no se detectaron otras partículas del 14 de marzo al 2 de abril, aunque las investigaciones del CSN indican que se detectaron partículas el 17 de marzo y entre el 25 y el 28 de marzo. [8.72]

Al menos, sí sabemos algo más sobre las famosas partículas radioactivas: son un 45% de Cobalto 60, un 15% de Cobalto 58, un 25% de Manganeso 54, un 8% de Cromo 51 y cantidades menores de Hierro 59, Niobio 95 y Circonio 95.

También sabemos su nivel de actividad: 19,449 millones de becquerelios el día 9 de abril, equivalentes a 84,952 el 29 de noviembre. Total, sólo 750 veces más de la informada inicialmente. Cifra que, naturalmente, podrá variar otra vez cuando se tengan los datos definitivos de la fuga. Si se obtienen, claro.

A partir de aquí, tampoco es que haya habido una gran reacción política ni institucional.

El diputado Joan Herrera de IC reclama medidas penales. Y el delegado de la Generalitat en Tarragona, Xavier Sabaté, relaciona lo sucedido en Ascó con un continuo descenso en las inversiones y en personal del sector nuclear y afirma que

El problema es el que avanzó el ministro de Economía Sr. Rato hace seis años: no se adoptan las medidas necesarias. Y no se adoptarán hasta que los máximos responsables de Endesa e Iberdrola en el caso de Ascó y Vandellós a quienes nunca ni justicia ni prensa interpelan, no se vean presionados. Si se accede a las páginas de la red de esas empresas, no hay rastro de su relación con las nucleares y sí beatíficas apelaciones a su trayectoria ejemplar por un medio ambiente mejor.

Menos mal que los auténticos propietarios de ANAV, Endesa ha obtenido unos beneficios de 662 millones de euros el primer trimestre del año e Documento PDF Iberdrola, 1.204 millones de euros. Así que, por recursos, no será.

Fuentes:

  1. Documento PDF Solicitud de informe sobre el suceso de Ascó de 4 de abril de 2008 [PDF 48 KB]
  2. Documento PDF Respuesta del CSN al Director Ejecutivo de Greenpeace España [PDF 1,2 MB]

Anotaciones relacionadas:

Esther es periodista freelance. Corresponsal de El Vigía y adjunta de El Periódico en Tarragona. También colabora con TV3 y la Agencia Efe.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear