13 comentarios

#1 — Roberto Plà

Curioso el momento de 'meditación' antes de empezar el aleteo.
Estaría "pidiendo permiso a la torre" para el despegue. :-D
Por otra parte, el aleteo parece más a un helicóptero que a un avión o pájaro.
Y por último lo que resulta impresionante es que hayan hecho micro robots que simulan el vuelo de insectos:
http://thefutureofthings.com/pod/267/robotic-fly-takes-off.html

#2 — Yolanda

Impresionante y precioso, no sabía lo de las alas verdaderas. Lo que nos queda por aprender de ellos...

#3 — alf

Yo sí lo sabía. Un día quise fotografiar con un super-macro a una mariquita. Para ello arranqué la rama donde estaba posada, y ella se fue caminando hasta la punta. De pronto se abrió (tal y como se ve en el vídeo) y salió disparada. Me impresionó bastante y lo increíble es que en uno de los disparos la conseguí fotografiar con las alas totalmente abiertas, pero está mal enfocada y no se ve con claridad.

#4 — Vii

Diseño compacto, alas plegables y despegue vertical. Cuánto nos queda por aprender de la naturaleza... ;D

#5 — D. Teriyaki

#1 Está secando las alas.

Impresionante el despegue vertical.

#6 — Iker

#1, #5: Teniendo en cuenta que la imagen está ralentizada unas 233 veces (7000/30), esos 25-30 segundos de espera del video equivalen a unos 120 milisegundos reales. No creo que sean para meditar o secar las alas.

#7 — Elsie Escala

¡Simplemente hermoso!

Gracias.

#8 — Antonio Alanis C

Es maravilloso un animalito pesado pero efectivo,creo que espera a llenar de liquidos las alas y probar antes de despegar.

#9 — Víctor

Nos fascina y nos sorprende la naturaleza; en un ser tan diminuto, se puede observar la alta tecnología que el hombre ha tratado de copiar para poder volar.
www.riivdesign.com

#10 — cofre

la verdad que si...
no sabemos casi nada de los coleopteros

#11 — juan Carlos

Las alas, a pesar de ser transparentes, parecen vascularizadas. Al menos, deben disponer de un tejido nervioso que las motive. El tiempo de espera parece "tiempo de calentamiento" hasta que las alas se estiran.
Interesante también que el caparazón hace las veces de un parepente, que facilita la flotación, mientras las alas impulsan.
Como concepto, recuerda un ultraligero.

#12 — María

Bueno, sencillamente impresionante.
Me ha encantado el video!

#13 — Miguel Angel

Bellísimo, ese peculiar aleteo crea unos vortices posteriores que le ayudan a propulsarse, como se ha podido comprobar con gas coloreado inócuo, muchos insectos lo emplean y su descripción matemática es complicadísima, tambien los murcielagos lo imitan, por lo que se dice que el murcielago no vuela, sino que "nada" en el aire.