Por @Alvy — 2 de Febrero de 2008

Foto del  estudio de Bengt B. Arnetz y compañíaUn reciente estudio de investigadores de la Wayne State University sobre los efectos de las señales de 884 MHz de los teléfonos móviles GSM (uno de los sistemas de telefonía móviles, el usado en Europa concretamente) parece indicar que hay indicios de que los móviles perjudican el buen sueño. Y no es, precisamente, porque se pongan a sonar los politonos en mitad de la noche (como bromeaban en Neatorama).

El estudio consistía en tres horas de exposición a la señal común de los teléfonos móviles mientras se analizaban electroencefalogramas de las distintas fases del sueño. En los sujetos que eran expuestos a la señales (según se ve en una foto del estudio, a menos de un metro) se observaban posteriormente anomalías en ciertas componentes del descanso, especialmente las relacionadas con la recuperación del cansancio diario. Algunas de esas personas posteriormente padecían también de dolores de cabeza.

Curiosamente, los sujetos no eran conscientes de cuándo en el experimento había una señal de móvil real o no: parecía afectarles sin que pudieran percibirlo conscientemente. Esto sucede con otros efectos similares que pueden afectarnos, pero que no se aprecian con ninguno de los cinco sentidos.

El estudio completo puede leerse aquí:

Actualización (2015): Nuevos estudios más completos (del tipo «doble ciego») han descartado esta influencia: los sujetos solo parecen notar molestias cuando saben que hay un teléfono cerca, no cuando ignoran si hay un terminal cerca o si está encendido o apagado. Aquí puede leerse el estudio completo: Bio Electro Magnetics, vol. 35, enero 2015; Aggregated data from two double-blind base station provocation studies comparing individuals with idiopathic environmental intolerance with attribution to electromagnetic fields and controls.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

3 comentarios

#1 — bagel

Me gustaría saber si alguien ha realizado un estudio similar con la Wifi, aunque me imagino que el orden de magnitud de la potencia emitida por una Wifi y la de un móvil no tienen nada que ver...

Salu2

#2 — Valero

Buff... aunque se demostrara que todo este tipo de señales son perjudiciales no creo que saliera a la luz tan facilmente. Y muchos dariamos unas horas de sueño a cambio de unas horas de wifi y gsm. Imaginaos que derrepente nos quedamos sin este tipo de señales inalambricas... el mundo actual se cae en pedazos.

#3 — emilio

hola,

el argumento de que "Si esto fuera cierto, no saldría a la luz" es una trampa lógica. Si lo aplicas, por ejemplo, al amianto, ampliamente utilizado durante 20 años... saldría que tampoco sería clasificado como cancerígeno, no?

De todos modos, lo curioso de este artículo es que esta FINANCIADO por la PROPIA INDUSTRIA de los móviles, es decir: que ellos mismos no pueden negar los efectos del...insomnio.

Del cancer existen investigaciones que, sin ser concluyentes al 100%, apuntan a que el uso de 10 años del movil aumenta el riesgo de tumores del nervio auricular (oido).

Cada vez más se estrecha el cerco a las microondas.

No obstante, el mundo no se caería si se PROHIBIESE el uso de microondas, sólo se transformaría lo que hacemos hoy normalmente en algo distinto. Ni peor, ni mejor: sólo distinto.

Existirá internet (por cable) y por tanto el correo electrónico (la gran aportación al desarrollo mundial), la web (otra), etc... bien, no existirían los móviles... pero esto sería solo un mal menor, en un mundo en el que existen millones de líneas fijas de teléfono (despotenciadas por lo barato de la telefónia movil).

En fin, que yo que vosotros usaría menos el móvil.

Saludos.