Por @Alvy — 11 de Abril de 2008

Ojo a la publicidad ecológica

Prefiere aquellos productos en los que sus fabricantes hacen un esfuerzo para explicar que están haciendo por la mejora del medio ambiente. Por ejemplo: puede ser preferible adquirir un papel que honradamente asegure «reciclado al 50%» que otro que se autodenomine «ecológico» sin explicar por qué tiene derecho a ese título, aunque sea reciclado al 100 por cien. [Fuente: Ecología de la vida cotidiana. Manual para una conducta verde, editado por Papelera Peninsular. Enviado por Luis, ¡gracias!]

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

1 comentario

#1 — Lughnasad

La etiqueta "ecológico" es perfectamente válida para los cultivos agrícolas, ganadería y similares. Aquellas producciones que sean ecológicos tienen un sello especial otorgado, bien por un Consejo Regulador estatal o bien por una empresa privada que así lo certifica. Sin embargo, creo que en la industria el término "eco" no está tan bien legislado y por ese motivo es mejor, como comentáis, fiarse de lo que hacen y no de lo que dicen.



Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones