Por @Alvy — 11 de Abril de 2008

Ojo a la publicidad ecológica

Prefiere aquellos productos en los que sus fabricantes hacen un esfuerzo para explicar que están haciendo por la mejora del medio ambiente. Por ejemplo: puede ser preferible adquirir un papel que honradamente asegure «reciclado al 50%» que otro que se autodenomine «ecológico» sin explicar por qué tiene derecho a ese título, aunque sea reciclado al 100 por cien. [Fuente: Ecología de la vida cotidiana. Manual para una conducta verde, editado por Papelera Peninsular. Enviado por Luis, ¡gracias!]

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

1 comentario

#1 — Lughnasad

La etiqueta "ecológico" es perfectamente válida para los cultivos agrícolas, ganadería y similares. Aquellas producciones que sean ecológicos tienen un sello especial otorgado, bien por un Consejo Regulador estatal o bien por una empresa privada que así lo certifica. Sin embargo, creo que en la industria el término "eco" no está tan bien legislado y por ese motivo es mejor, como comentáis, fiarse de lo que hacen y no de lo que dicen.