Por Esther — 6 de Octubre de 2008
Jatropha Curcas
Jatropha curcas.
Por Esther Celma Los biocombustibles tienen una cara muy oscura: al usar materias primas vegetales, compiten con la alimentación, tanto de personas como de ganado; desplazan a miles de personas, a menudo por la fuerza, para las plantaciones, se destruye selva brasileña para cultivar palma y caña de azúcar y la biodiversidad disminuye drásticamente.

Los abonos emiten óxido nitroso -con efectos invernadero muy superior al del CO2- y este tipo de cultivos requiere grandes cantidades de agua. "De media, se consume en el mundo 1 metro cúbico por kilogramo de cereal. En España los consumos medios para una hectárea de maíz son de 6.400 m3, que pueden producir 3.500 Kg de maíz para alimentar 7 personas al año o 1.400 litros de etanol para un español recorrer 20.000 km. Este es el agua que consumen en media 100 españoles (la media en España es 60 m3/año) o 500 africanos".

Sin embargo, existe un cultivo que parece a salvo de estos enormes inconvenientes. Se trata de la Jatropha curcas. No compite con la alimentación, necesita muy poca agua -crece incluso en los desiertos- es muy resistente y de larga vida y uno de sus efectos más beneficiosos es que es un protector natural de la erosión del suelo.

Entre los cien beneficios de la jatropha, constan múltiples usos, desde aceite para máquinas y lámparas a fabricación de jabones y repelentes de insectos.

También parece encajar en la gran recomendación del informe Stern de evitar la deforestación para mitigar el cambio climático, y tiene un impacto social beneficioso, al poder ser un motor económico para sus productores.

No es casual, pues, que se conozca también a la jatropha como el oro verde del desierto.

Anotaciones relacionadas:

Esther es periodista freelance. Corresponsal de El Vigía y adjunta de El Periódico en Tarragona. También colabora con TV3 y la Agencia Efe.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

4 comentarios

#1 — Eco-addiction

Una de las Ventajas es que al ser una planta venenosa no compite como otras fuentes de Biodiesel en el precio de los Alimentos.
Ya hay una empresa localizada en Extremadura que trata la nuez de la Jatropha .

#2 — Train

Pregunta: ¿uno de los tantos inconvenientes del biodiesel no era el posible aumento de ozono?, se estaba estudiando si era cierto y cuáles serían sus consecuencias ¿no?

#3 — Josete

El problema de la Jathropa es que sus rendimientos reales son muy bajos. Es decir: si plantas Jathropa como quien planta, digamos trigo, consigues unos rendimientos altos. Si la plantas en terrenos degradados, sin riego, sin fertilizante, la planta sale, crece, pero produce tan poco que su único uso práctico parece estar en mitigar la erosión del suelo.

Por otro lado, esto no es extraño: llevamos tropecientos años mejorando cereales y oras especies. La Jathropa aunque tiene potencial, aun tiene que domesticarse. Como con el resto de los biocombustibles, se han empezado a oír toda una serie de milagros sobre la Jathropa, sin demasiada base científica.

Para los que tengan acceso a Elsevier, un artículo: A review of Jatropha curcas: an oil plant of unfulfilled promise.

#4 — Esther

Josete, gracias por los datos que aportas. Está claro que no hay panaceas, pero sí cultivos más interesantes que otros, como este caso. Sólo por las cualidades de ser un protector natural del suelo sin muchas necesidades de cuidados, ya merece ser tenida en cuenta. Por lo que plantean los defensores de la jatropha, los usos de su aceite son también muy interesantes para pequeñas producciones, sobre todo orientadas a mujeres de la India para promocionarse. Como tú bien dices, hay que "domarla". Veremos como acaba. En cualquier caso, gracias otra vez por tu comentario! :-)