Logo Lainformacion.com
< UsaR y no tiRaR: un blog sobre los residuos y el Medio Ambiente
Bubble Mob 3.0, en el Parque del Retiro de Madrid (sábado 14 de junio) >

Planeta Azul no tan azul

Por Esther Celma Imaginemos un extraterrestre que, por casualidad, lo primero que ve en el planeta Tierra es un cementerio de coches. Se mete en uno sin ruedas, sin motor y con el chasis destrozado, pero con algo de batería. Zummm, se activa el limpiaparabrisas. Nuestro alígiena lo mira. Piensa. Mira el coche y concluye  que tan extraño artefacto sirve para contemplar tranquilamente el paisaje, incluso con lluvia.

Con el aspecto desastroso del coche, jamás se le ocurriría su función original. La historia la usa el ecólogo marino Enric Sala para evidenciar que, a los humanos, nos pasa lo mismo con la vida del mar. Nos lo cuentan desde el Centro de Recuperación de Animales Marinos (CRAM):

Cuando empezamos a conocer el mundo oculto bajo las aguas, ya hacía mucho tiempo que empezamos a degradar los ecosistemas marinos. Por eso, no somos capaces de calcular el impacto ambiental que provocamos en ese medio. A pesar de todo, sabemos que cubren el 71% de la superfície terrestre, que están sobreexplotados y sus ecosistemas degradados por la contaminación.

Tanto es así, que

Desde que fuimos capaces de pescar a gran escala, la mayoría de grandes peces han desaparecido. Según un estudio publicado por Science en el 2006, un 29% de las especies que consumimos están al borde del colapso y solo sobreviven el 10% de peces que había en el año 1950.

¿Qué podemos hacer contra este panorama?

  • Consumir pescado de forma responsable, por ejemplo: rechaza los pezqueñines, rechaza las capturas procedentes del arrastre.
  • Si ves a un animal marino varado o en peligro llama inmediatamente al 112. Ten en cuenta que, a menudo, la Policia Local no sabe qué hacer y hay que reaccionar con rapidez. Es bueno saber los consejos del Centro de Recuperación de Especies Marinas Amenazadas (CREMA) de Málaga. Si eres o veraneas por allí, llamálos directamente a ellos. Lo mismo para el CRAM en Catalunya.
  • No uses jamás la cisterna del WC como una papelera, ni tires vertidos por los desagües. Piensa siempre que todo irá a parar, más o menos diluido según la calidad y cantidad de depuradoras, al mar.
  • Reduce tus residuos todo lo que puedas y reciclalos. También van a parar al mar y alimentan una gigantesca sopa de plástico.
  • Apoya las  campañas de protección al mar. Es especialmente preocupante que el Convenio de Barcelona, una de las medidas internacionales más ambiciosas para reducir la contaminación del Mediterráneo, siga sin desplegarse.

Esther es periodista freelance. Corresponsal de El Vigía y adjunta de El Periódico en Tarragona. También colabora con TV3 y la Agencia Efe.

4 comentarios

#1 ping Iago Mosqueira

Aunque estoy de acuerdo con el espíritu general del artículo, y la cuestión del «shifting baseline» ya fué apuntada por Pauly (1995). Pero el análisis al que se hace referencia sobre la disminución de las poblaciones de grandes predadores hasta el 10% de su abundancia original (Myers & Worm, 2003. Nature (423:280 - 283), ha sido fuertemente criticado. Como mínimo, la cifra tan repetida del 10% debe ser tomada con mucha cautela. Véanse, por ejemplo, las críticas recogidas en Changes in the Biomass of Large Pelagic Predators.

#2 ping DarkSapiens

Lo primero que pensé cuando oí hablar de las huelgas en el sector pesquero que se van a llevar a cabo estos días, fue que este sería un momento idóneo para estudiar las poblaciones de las especies que dejarán de ser capturadas a causa de este bajón de actividad. Tal vez así se pudiese monitorizar mejor el impacto de la sobrepesca en los ecosistemas.

Por cierto, parece que se ha colado una errata en el primer bloque de cita, donde pone "sobreexplorados" en vez de "sobreexplotados".

Un saludo.

#3 ping Esther

1 # Iago, gracias por el enlace, la puntualización y por compartir el espíritu del artículo. :-)

#4 ping Iago Mosqueira

DarkSapiens: Desafortunadamente se precisan parones de actividade mucho más largos, no solo para mejorar las estimas del efecto de la pesca en diferentes especies, sino sobre todo para permitir la recuperación de algunas de ellas. El mejor experimento de este tipo lo proporcionó, desgraciadamente, la Segunda Guerra Mundial, que paralizó la actividad pesquera en todo el Mar del Norte.

Creo que es bueno darnos cuenta de que existió un pasado casi sin pesca, o al menos sin pesca industrial, y que creer que el status quo que observamos al inicio de nuestras vidas no tiene porque convertirse en nuestro referente de una situación saludable. Y con eso estoy de acuerdo. El problema del trabajo de Worms & Myers fué no solo sus posibles fallo o errores, que para eso está la discusión científica, sino que su influencia se cimentó en una gran campaña mediática organizada por la Pew Foundation, que patrocinaba el estudio. Y ahí el sistem de 'peer review' se vió cortocircuitado.