Por @Alvy — 1 de Febrero de 2009

Contenedor SIGREEl otro día llevé meticulosamente los medicamentos caducados a mi farmacia, para dejarlos en el punto de recogida. Hoy asombrado leo que Sogama no incineró ninguno de los millones de fármacos recogidos en España desde 2002 (vía Penningstone) donde se cuenta que desde hace seis años no se está cumpliendo con el plan de eliminarlos de forma ecológica.

Al parecer en total se ha acumulado la increíble cantidad de 12.000 toneladas de fármacos, recogidos en toda España durante los últimos seis años, que se acumulan en el vertedero de Sogama en Areosa (A Coruña). En vez de incinerarlos como estaba previso, simplemente se habn entierrado allí. Algunos envases se reciclan, que era parte del plan, pero la otra parte, consistente en disponer de ellos adecuadamente para evitar la contaminación de ríos y mares, se ha incumplido.

Además de la logística para movilizar 20.000 farmacias y 150 almacenes por toda España se invirtieron grandes cantidades en campañas de publicidad para concienciar a la ciudadanía de que (según dice la página de SIGRE)...

Un gesto tan simple como arrojar los medicamentos por el lavabo, o tirarlos a la basura, puede tener como consecuencia directa la contaminación de nuestros ríos y acuíferos (...) algunos de ellos puedan tener efectos adversos sobre nuestra salud y sobre las especies acuáticas para que sea necesario evitar esta eliminación incontrolada (...) con este sencillo gesto por el medio ambiente, nos aseguramos que los medicamentos que hemos empleado para cuidar de nuestra salud no dañan la naturaleza, ya que a través de SIGRE el sector farmacéutico cierra el ciclo de vida del medicamento de una manera respetuosa con el medio ambiente.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

8 comentarios

#1 — Germán

Y lo más indignante de todo es que, por lo poco que he podido ver, se trata de una sociedad pública. De una empresa privada, no me hubiese extrañado, pero que el sector público, que debería ser el paradigma del cumplimiento, se salte a la torera una parte de su labor, es para mandar a todos los directivos a la carcel.

#2 — Jandru

Vale, esto no está bien pues no están haciendo lo que prometen hacer...pero a mi no me queda clara una cosa con este sistema.

Entiendo que los envases sean "revalorizados energéticamente" pues al fin y al cabo son cartón y plástico, y son cosas que llevamos años quemando sin más problemas que los que ya hay, pero en cuanto a los medicamentos en si mismos...me pregunto si al incinerarlos realmente no se convierten en algo más peligroso, si realmente se transforman en "inofensiva" ceniza o si por el contrario algunos de sus componentes pueden perdurar, ser emitidos a la atmósfera con los humos y volver a la tierra con las lluvias...

¿Alguien sabe algo más sobre esto? ¿Deben esos humos recibir algun tratamiento especial? ¿Es mejor quemar medicamentos que localizarlos, identificarlos y confinarlos como se hace con otros tipos de residuos?

#3 — ansanma

Yo desde luego espero dos cosas:

1- Que aun siendo una sociedad pública se tomen responsabilidades por lo ocurrido y se arregle el desaguisado desenterrando los medicamentos y dándoles la salida adecuada para que no contaminen.

2- Que cuando hagan campañas informativas de reciclaje se nos informe del fin previsto para los que depositamos, por tanto enterrar como incinerar no me parecen las mejores soluciones.

Siento como que me han tomado el pelo durante 7 años...

#4 — Warp

La mala gestión de residuos tiene casos similares en toda España, y todos son lamentables.

En Mallorca abrieron una incineradora, que nos cuesta increíblemente cara, y que no da abasto a todo lo que se debe incinerar, y que reveló innumerables problemas sobre la competencia en gestión de residuos, compartida entre ayuntamientos, autonomía y consell insular (equivalente a las diputaciones provinciales y titular de la instalación).

La cuestión es que se descubrió que todos los residuos separados por los ciudadanos en papel, envases, aceites, vidrio, etc. acababan en la misma incineradora. Nada de reciclado, reutilización ni nada. Todo al horno.

Para eso nos gastamos una pasta en contendores, camiones de recogida y campañas publicitarias para animar a la recogida. Incluso se proyectó una ley que obligaba al usuario a separar los residuos.

España es así.

#5 — Esther

Esto se parece sospechosamente al escándalo de la basura de Nápoles gestionada por la mafia...

Siete años son muchos para lucrarse cobrando una gestión que no se ha hecho, engañando a todo el mundo.

Ya veremos qué responsabilidades se depurarán. Ahora han despedido al que lo denunció y, normalmente en estos casos, se dedicarán a desacreditarlo como profesional y a despistar.

Dudo mucho de que se tomen medidas para descontaminar la zona. Vete a saber qué se ha filtrado dónde y en qué cantidades y con qué efectos. Estoy indignada.

#6 — blisk

"simplemente se HABN ENTIERRADO allí"

#7 — Juan Carlos

Por eso la iniciativa privada es mejor en la mayoría de los servicios.

El Estado debería sacar a concurso público la gestión de estos residuos y limitarse a inspeccionar (pero una inspección seria y rigurosa) para verificar que la empresa adjudicataria cumple el contrato.

Así, si no cumplen, sanción gorda y adjudicación a otra empresa.

En el modelo actual, la única forma de pedir responsabilidades es... votar cada cuatro años.

Mucho me temo que este fraude de los medicamentos sucede también con los plásticos y las pilas. Y miedo me da pensar en los residuos biopeligrosos de los hospitales...

#8 — Rafa

Una vergüenza. Debemos denunciar este tipo de engaños y tratar de sacar de ahí a estas empresas. No podemos permitir que ellos ganen. La gente que pasa de todo, se escuda en noticias como ésta para seguir igual. No podemos darles excusas para no reciclar.