Por Nacho Palou — 21 de Abril de 2009

Ave Renfe (cc) Estebant
Foto (cc) Esteban Trigos.

La línea de trenes de alta velocidad AVE inició su vida comercial hace hoy 17 años, el 21 de abril 1992 con la línea Madrid - Sevilla que se había inaugurado una semana antes.

Desde entonces esta línea ha sido utilizada por cerca de 49 millones de pasajeros, casi 3,5 millones sólo en el último año, cuando llegaron a Sevilla más viajeros en AVE que los que utilizaron el avión o el coche juntos.

Los 470 km que separan ambas capitales son recorridos diariamente por 22 trenes en cada sentido, con una puntualidad del 99 por ciento en algo más de dos horas y a una velocidad máxima de 300 km/h. El récord de velocidad en esta línea es de 356,8 km/h.

Con motivo de esta celebración Renfe destinará hoy dos euros de cada billete a una docena de ONG y Agencias Internacionales que forman parte del proyecto Un tren de valores para un mundo mejor.

Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

6 comentarios

#1 — Aureus

Esto sí es una inversión lógica: Sin contaminación directa, a precio accesible o con relación precio / calidad aceptable (como demuestra el número de pasajeros), y con mucho menos riesgo de accidente que el coche.
Ojalá haya cada vez más.

#2 — Germán

Desde luego el AVE tiene muchos pros, la puntualidad, el salir y llegar al centro de una ciudad, seguridad... hay muchos beneficios.

Compite con el avión, y gana, en distancias menores de 500km. Está a la par en distancias medias. Y no digamos ya con el coche, que entre radares,límites, obras y demás zarandajas hace el viaje eterno y un riesgo para el bolsillo.

En mi opinión la apuesta de España por el AVE es un acierto.

Eso sí, tengamos en cuenta que es caro, muy caro. Que yo sepa, el coste de los billetes no incluye la amortización de la infraestructura, que va con cargo a los presupuestos generales del estado. Si se pagase la infraestructura con los billetes vendidos, el precio sería sensiblemente más caro, y por tanto, menos competitivo. Aún así, no me importa pagar impuestos y tener buenos trenes.

#3 — Pablo C.

Los trenes de alta velocidad contribuyen a aislar más las zonas rurales y convierten un servicio público necesario en una forma de viajar de capital a capital pera ricos tal y como se están planteando en España.
Hacer líneas, carísimas, de alta velocidad desmantelando las de media distancia es bastante antiécológico porque empuja al vehículo motorizado privado a habitantes de zonas que quedan desconectadas y a habitantes de las ciudades que quieren visitarlas.
Eso por no hablar de los enormes movimientos de tierra necesarios para hacer llegar el AVE a zonas en que la orografía no acompaña.

#4 — Anisótropo

Siempre me han dado un poco de miedo los trenes, aunque la verdad es que muy pocas veces hay accidentes. Será porque, ingenuamente, veo un descarrilamiento como algo más violento que un choque en automóvil; y un accidente de avión ni me lo imagino.

Aun así me he montado en el AVE y me parece una maravilla. Ni comparación con un tren tradicional, tanto en el tiempo que te ahorras como por la comodidad del viaje: menos ruido, más estabilidad, interior más moderno...

A lo mejor os puede interesar para un post, alguna explicación del mecanismo de inspección de las vías de tren. Seguro que vosotros sois mejores que yo encontrándolo.

Es muy curioso, se hace con el recorrido de un tren cualquiera, que, además de las ruedas tiene un electroimán para cada vía, en las que encajan estas; creo que hace más o menos como de transformador. En la zona en la que el material de la vía ha perdido sus propiedades, cambia el campo electromagnético y eso hace que un mecanismo eléctrico dispare un chorro de pintura; imagino que también se registrará en el "cuentakilómetros" del tren.

Gracias a la pintura es muy fácil para los operarios identificar el tramo de vía que está mal y debe ser reparado.

#5 — Forestalx

La alta velocidad es un gran acierto, y sus beneficios medioambientales son enormes si se utiliza para distancias medias donde su rival es el avión. Ahora bien, está claro que sustituir trenes de media distancia por el AVE, en distancias donde este no obtiene inguna ventaja, y además alejar las estaciones de los núcleos urbanos buscando la especualción urbanística, comos eha hecho en varios lugares, muy ecológico no es.

Ave si, por supuesto...pero con cabeza.

#6 — jasev

Yo me he hecho el viaje entre Madrid y Sevilla en tren a.A y d.A (antes del AVE, después del AVE), y sólo puedo decir: menos mal que lo pusieron. El antiguo viaje era horroroso.

El único inconveniente que le veo es que ha hundido en la miseria al aeropuerto de Sevilla; ahora mismo, para la mayoría de los destinos internacionales los sevillanos estamos obligados a ir a Madrid (en el AVE, claro) y luego allí tomar el avión en Barajas.