Por @Alvy — 29 de Mayo de 2007

Oh, venga, por el amor de Dios… ¿es que no te cansas nunca de oir tu propia voz?

– Donna, a su jefe Lyman
(El Ala Oeste de la Casa Blanca, 1999)

Compartir en Facebook  Tuitear