Por @Alvy — 25 de Mayo de 2008

Nunca aparques en la plaza para minusválidos si llevas un millón de dólares en tu coche. De hecho, nunca dejes un millón de dólares en el coche, especialmente si tiene un aspecto penoso.

– Notaronomio, 2:9,
libro sagrado de la Iglesia del Nota del Último Día

Compartir en Facebook  Tuitear