Por @Alvy — 6 de Febrero de 2009

Hay días que odio a mi hijo. Llego a casa tras un día de duro trabajo y le encuentro delante del ordenador en calzoncillos, conectado a algún jodido chat con otros pajilleros sin nada que hacer en todo el día y riéndose como una nena con sus bromitas. Me dan ganas de coger su cabeza y estrellarla contra la puta pantalla. Está claro que he debido hacer algo mal con él…

– Tony Soprano
(Los Soprano, 1999)
(Vía blogoff)

Compartir en Facebook  Tuitear