Por @Alvy — 1 de Mayo de 2010

Es increíble como, por muy gilipollas que seas, tu alma está dispuesta a acompañarte.

– El ladrón de chicles, de Douglas Coupland
(vía @nonestop)

 

 

 

 

 

 

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear