Por @Alvy — 13 de Febrero de 2010

Si el abogado Bjurman hubiera figurado en una lista de insectos en peligro de extinción, Lisbeth, sin dudarlo ni un momento, lo habría pisado con el tacón de su zapato.

– Los hombres que no amaban a las mujeres

Compartir en Facebook  Tuitear