Por @Alvy — 16 de Agosto de 2009

Las lunas de Júpiter son invisibles a simple vista y por tanto no pueden tener influencia sobre la Tierra, y por tanto serían absolutamente inútiles, y por tanto no existen.

– Francisco Sizzi, profesor de astronomía
intentando desacreditar a Galileo, allá por 1610

Compartir en Facebook  Tuitear