Por @Alvy — 7 de Agosto de 2006

Con infinita complacencia, los hombres fueron de un lado a otro por el planeta ocupándose de sus pequeños asuntos, seguros de su dominio sobre la materia. Tal vez los microbios que vemos al microscopio hacen lo mismo. Nadie pensó que los mundos más antiguos del espacio pudieran ser fuente de peligro para la humanidad

La Guerra de los Mundos (H. G. Wells, 1898)

Compartir en Facebook  Tuitear