Por @Wicho — 31 de Marzo de 2006

Nada viaja más rápido que la velocidad de la luz, con la posible excepción de las malas noticias, que obedecen sus propias leyes.

La Guía del autoestopista Galáctico
(Douglas Adams, 1984.)

Compartir en Facebook  Tuitear